¡No te pierdas nuestro contenido!

La charla de Steve Ballmer en el CES 2012 terminó con sus habituales gritos; esta vez fue "Windows Windows Windows". Mientras muchos esperaban que en Las Vegas naciera el XBox 720, nada de eso pasó, y el calvo CEO de Microsoft dejó en claro que lo único que importa este año (¿lo único que importó siempre?) para la compañía de Redmont es... Windows.

¿Las noticias? La más importante es la confirmación de que las ventanitas adoptarán a Kinect (la nueva joya de la empresa) ya desde febrero. Además, la nave insignia de la casa fundada por Bill Gates se prepara para una gran andanada de cambios con su cada vez más cercana versión 8, lo que incluye una tienda de programas al estilo Ubuntu o Mac.

Vamos parte por parte, que hay mucho para desglosar:

En la charla de CES 2012, Ballmer tiró un dato: existen 1.300 millones de Windows PC en el planeta. Ningún negocio con esa cantidad de público potencial y creciente (muchos de ellos cautivos, ya que están atados al mercado corporativo) puede fallar. Con ese plafón lanzan Windows 8, un sistema operativo que como sabemos funcionará tanto en PC como en tablets. (Aquí hay una guerra discursiva de fondo; para Apple las tablets y los smartphones corresponden al mundo post-pc, al futuro; mientras que para Microsoft las tabletas no dejan de ser computadoras y corresponden al glorioso presente liderado, en términos de sistemas operativos, por Windows).

En las demostraciones, comandadas por el CEO grandote de voz aflautada, quedó claro que la interfaz Metro llegó para quedarse en Microsoft (al final de la entrevista hubo un "Metro Metro Metro" al estilo Ballmer). Incluso el venidero Internet Explorer lucirá los recuadros gigantes en colores fuertes que caracteriza a esta gráfica (además de soporte nativo para html5 y un mejor aprovechamiento del hardware gráfico).

El Windows 8 presentará notificaciones, aplicaciones a tamaño completo, e incluso un simpatico sistema de reconocimientos de imágenes a la hora de solicitar el password de entrada. Y además (¿demasiado tarde?) una tienda de aplicaciones, Windows Store, similar a la que ya se ha visto en otras plataformas.

Toda PC con Windows 7 estará habilitada para Windows 8. Nadie estará obligado a actualizar sus equipos... ¿una manera de asegurar mejores ventas del gran periférico que viene...? Porque el sistema operativo se prepara -como dijimos- para acoger a los mejor de XBox, el Kinect (un Kinect incluso orientado hacia un mejor reconocimiento de voz), convirtiéndose ésta en la mejor carta que jugará la corporación que supo liderar en soledad el mundo informático.

¿Alcanzará esta movida para recuperar el tiempo perdido y hacer de 2012 el gran año de Microsoft? Como diría Ballmer: veremos, veremos, veremos.