¡No te pierdas nuestro contenido!

Casatercia_torredejuanabad

Hacía tiempo que no hablábamos de la SGAE; prácticamente, desde el escándalo que tambaleó los cimientos (y la directiva) de la institución, la entidad no había realizado movimiento alguno y parecía haberse apartado de las denuncias surrealistas a las que nos tenía acostumbrados con el fin de recaudar dinero siempre alegando defender los derechos de sus asociados: infiltrar detectives en bodas y reuniones familiares, inspeccionar bares, restaurantes y cualquier establecimiento que tuviese una radio o una TV o, lo más escandaloso, denunciar a un concierto benéfico por no entregarle un porcentaje de la recaudación en concepto de derechos de autor. Y a pesar que la SGAE llevaba tiempo en silencio parece que vuelve otra vez al ojo del huracán al presentar una demanda civil contra el Ayuntamiento de la localidad española de Torre de Juan Abad para reclamar el pago de los derechos de autor de las canciones y piezas interpretadas en sus fiestas.

Torre de Juan Abad es una localidad de Ciudad Real de unos 1.300 habitantes que es famosa por sus ciclos de conciertos de órgano y, además, celebra una romería el 15 de agosto en honor a la Virgen de la Vega; pues bien, la SGAE ha solicitado en su demanda que el Ayuntamiento de la localidad desglose todas las actividades sujetas a derechos de autor (canciones de la romería, conciertos de órgano, etc) que se hayan llevado a cabo los últimos 3 años en la localidad.

La demanda ha sido confirmada por el alcalde de la localidad que, al igual que un servidor, no sale de su asombro máxime cuando, en el caso de los conciertos de órgano, se interpretan piezas clásicas de hace más de 200 años. Según José Luis Rivas, el alcalde de Torre de Juan Abad:

¿Cómo se pueden pagar derechos de autor por obras musicales de los siglos XVIII y XIX?

Pero si es surrealista tener que pagar derechos de autor por una pieza del barroco de Händel o de Bach, peor aún es tener que pagar derechos de autor por las canciones interpretadas durante una fiesta popular como puede ser la romería de la patrona de la localidad, un hecho que nada tiene que ver con una actuación o un concierto contratado por el Ayuntamiento para la celebración de las fiestas.

No nos negamos a pagar, pero queremos saber dónde va o a quién se entrega el dinero de los derechos de autor de las obras de música barroca o de las canciones marianas

Es decir, según esta demanda, el Ayuntamiento de esta localidad sería responsable de abonar los derechos de autor relativos a las canciones religiosas que interpretan los asistentes a la romería de la localidad, algo que, tradicionalmente, los habitantes van aprendiendo generación tras generación y forma parte de la sabiduría popular.

Espero que los tribunales no presten demasiada atención a esta demanda porque, bajo mi punto de vista, están llevando a un extremo surrealista el afán por recaudar y, tras apaciguarse el escándalo, vuelven a las andadas.

Imagen: Wikipedia