Hace un par de semanas Kodak se declaraba oficialmente en bancarrota, el que otrora fuese un gigante de la industria caía por no saber adaptarse a los nuevos tiempos con la fotografía digital. Ahora, siguiendo las consecuencias de todo esto, la compañía ha anunciado el cese en la fabricación de cámaras digitales y enfocarse así en diferentes nichos del mercado donde obtienen más beneficios, fundamentalmente impresoras y soluciones para impresión de fotografía digital.

Se espera que este movimiento le ahorre a la compañía más de 100 millones de dólares anuales, el proceso tendrá lugar a lo largo de esta primera mitad de 2012, aunque con todo seguirán ofreciendo a los compradores garantía y soporte técnico. No sabemos muy bien si será el movimiento acertado para Koadk, aunque desde luego dada la situación actual y que se mostraron incapaces de readaptarse de nuevo enfocarse en lo que les es más provechoso puede ser una maniobra acertada.

Parece mentira, o un 'The Times They Are a-Changin', que diría Bod Dylan, que la compañía con el nombre que hace años era prácticamente sinónimo de cámara fotográfica, ahora deje, y al parecer definitivamente, de fabricarlas.