Es bien sabido que los buscadores son parte clave y fundamental en la erradicación de la mal llamada "piratería" para proteger los derechos de autor. Este slogan difundido en el tiempo en incontables ocasiones ha supuesto que Google provea a la industria de una interfaz propia para encontrar infracciones en su sistema de búsqueda. Pues bien, parece que con eso no han quedado conformes. La filtración de un documento muestra como la industria de la música tiene preparado un borrador de demanda contra Google, un pleito sin precedentes con el que buscarían obligar al gigante a reforzar la erradicación de la piratería o atenerse a una demanda por competencia desleal por abuso de su posición dominare. Dicho de otra forma, una clara extorsión contra Google con el único fin de priorizar sus sitios sobre otros.

Dos nombres estarían detrás de este movimiento, IFPI y la RIAA, las cuales habrían advertido hace dos meses al gigante de obstruir a los titulares de derechos de autor a reducir la disponibilidad de contenidos ilegales en su sistema de búsqueda. En ese caso, y según ha filtrado torrentfreak, se habló de "puertas para adentro". Un primer enfoque que daría paso al borrador con el que se hicieron hoy.

Este se trataría de un documento confidencial que ha sido aprobado por los ejecutivos de la industria musical (tanto productoras como organizaciones pro-copyright). Una idea descabellada si pensamos que se trata de una extorsión en la que se pide el "esfuerzo" de Google o se amenaza con una demanda por prácticas monopolistas y competencia desleal… por no favorecer sus resultados "legítimos". Una aberración en cuyo contenido se indicaría:

El equipo de litigio de IFPI, en coordinación con la RIAA, continúa negociando con Google para obtener una mejora en la lucha contra la piratería y la cooperación en diversas áreas… Google sigue sin dar prioridad a los sitios legales de música sobre los ilegales en sus resultados de búsqueda, afirmando que su algoritmo de resultados se basa en la relevancia de los sitios en los consumidores.

Con el fin de hacer frente a este fracaso, IFPI obtiene un dictamen jurídico confidencial y preliminar datado desde el 2011 sobre la posibilidad de presentar una denuncia por competencia desleal a Google por abuso de su posición dominante, distorsionando el mercado de música legítima online y priorizando los sitios ilegales.

Es muy fuerte el simple hecho de que se planteen una pugna así. Decir que Google lleva a cabo prácticas monopolísticas con el único fin de priorizar aquellas webs o sitios que ellos indiquen es, en esencia, una extorsión que busca precisamente monopolizar esos resultados. Una demanda sin precedentes si no ceden a sus exigencias. Una extorsión jamás vista hasta ahora.