Así lo ha anunciado la compañía Datasift en el Reino Unido, primera empresa en el mundo en ofrecer esta monitorización con la que terceros pueden acceder al historial de Twitter, todos sus tweets, en un máximo de dos años en el tiempo. La noticia significa que desde hoy, una compañía podría analizar nuestros mensajes hasta el mes de febrero del 2010 para investigaciones de mercado. Mientras, las asociaciones sobre privacidad ponen el grito en el cielo.

Lo primero que hay que aclarar es que el movimiento está dirigido a planificar y mejorar las campañas de marketing. Según cuenta Datasift, sus usos podrían realizar un seguimiento de aquellos usuarios influyentes en Twitter con el fin de mejorar las técnicas de investigación de mercado relacionadas con nuestros comportamientos.

Hasta el día de ayer, las empresas sólo disponían de 30 días de tweets en el tiempo, para el resto de usuarios el acceso al historial de los mensajes quedaba en siete días.

Según Datasift se trata de un movimiento histórico. Así lo contaba Tim Barker, gerente de la compañía:

Nadie lo ha hecho antes. Nuestros clientes podrán utilizar este acceso histórico de tweets desde hoy, un nuevo servicio que estamos ofreciendo online. Se trata de un reto tecnológico enorme debido a la cantidad de datos que se bombea cada día.

El mismo Barker cuenta que Datasift tiene aproximadamente 250 millones de tweets cada hora. Su sistema es capaz de analizar el contenido de los mensajes separando aquellos que tienen un tono positivo de uno negativo. Además, el software también es capaz de registrar los datos de ubicación y aquellos usuarios influyentes a través del servicio Klout.

Datasift indica, como no podía ser de otra forma, que aquellas cuentas privadas y los tweets que fueron eliminados en el tiempo no se indexarán en el servicio.

En cuanto a los tipos de contrato, la compañía argumenta que el montante para los abonados dependerá de la magnitud de cada empresa. Según Datasift, más de 1.000 compañías habrían demandado el servicio y estarían a la espera de acceder a él.

Evidente, las asociaciones y los defensores de la privacidad han puesto el grito en el cielo por este tipo de servicios. Electronic Frontier Foundation ha calificado el movimiento como "espeluznante". Otros como la Privacity internacional argumentan que:

La gente ha utilizado históricamente Twitter para comunicarse con sus amigos en la red redes con la creencia de que sus tweets desaparecen rápidamente. El hecho de que ahora, durante dos años en el tiempo, se queden los tweets y puedan ser extraídos como información para las empresas, es un cambio radical en la dirección equivocada.

Sea como fuere, bajo la excusa del monitoreo que ayude a perfeccionar técnicas de marketing o el ascenso o caída de los precios de las acciones, este monitoreo puede traer más de un problema en el futuro.

Si tenemos en cuenta los movimientos que se han dado ya en algunos países sobre los usos de Twitter y la censura en cuentas o tweets, este sistema puede ser implementado por terceros en la búsqueda de demandas o persecución de protestantes o "personas influyentes" en países represivos. Una forma de mantener a la sociedad aislada de posibles brotes de protestas masivas antes de que se produzcan, simplemente y gracias a la herramienta, censurando aquellos que en el tiempo han tenido una efecto sobre la mayoría.