¡No te pierdas nuestro contenido!

Movistar en España acaba de anunciar que a partir del próximo jueves 1 de marzo, deja de subvencionar terminales móviles. Esto quiere decir que el que planee adquirir un teléfono de gama alta, por ejemplo, tendrá que pagarlo por completo de su propio bolsillo contando con la opción de acogerse a uno de los nuevos planes de financiación, gracias a los que el usuario puede pagar a plazos el importe completo del dispositivo.

En otros términos, bajo un compromiso de permanencia Movistar corría a cargo de cierta parte del costo del terminal, mientras que ahora lo vende directamente ofreciendo como comentábamos planes de financiación para pagarlo poco a poco. En cuanto a las citadas permanencias, aún no está claro si se mantendrán o también las eliminarán.

Al mismo tiempo, también empezarán a ofrecer la posibilidad de que el cliente reciba dinero por la entrega del terminal viejo, hasta un máximo de 245€, para pagar el otro terminal (si el dispositivo entregado es BlackBerry o Sony, añadirán otros 30€ más), los cuales Movistar revisará y revenderá a menos precio del original en España y otros países de Latinoamérica o África.

Por otro lado, la financiación de los terminales se hará a través de Finconsum, financiara del banco español La Caixa con la que los clientes fijarán la cantidad a financiar haciéndose cargo Movistar de los intereses.

Según diversas fuentes, esta nueva política no afectará a los planes de puntos, es decir que se podrán seguir consiguiendo nuevo terminales con esta fórmula. Además, los clientes recibirán ofertas con mejores precios que los usuarios que vengan de otras compañías.

¿Cómo funcionará esto? Pues creo que bien, y lo creo porque ahí tenemos el ejemplo de Apple, quienes lo llevan haciendo desde hace un tiempo y no les va mal. Y muy mal les tendría que salir para volver a la fórmula de la subvención ya que, al menos en determinados mercados, un altísimo porcentaje de los dispositivos subvencionados son smartphones, los cuales tienen precios altos lo que ha provocado un incremento importante en los costes de las operadores (siempre según los datos de la industria claro). Habrá que ver también cómo recibe la noticia la competencia y si el cambio repercute en bajadas de los precios de las tarifas.