Si los Simpsons ha sido un referente en nuestra cultura popular durante tantos años es porque han sabido recoger el testigo de todo aquello que acontece y abordarlo desde su fina ironía. De la misma forma, si hay una serie en los últimos años que ha entrado por la puerta grande, tildándola como "clásico" con una sola temporada en su haber, esa es sin duda Game of Thrones. Quizá por esta razón, el último capítulo emitido hace unas horas en la serie de animación realiza una de las mejores intro que se recuerden. Springfield se convirtió en Westeros.

Bajo el "extenso" territorio de Springfield podemos disfrutar de los dominios de King Burns y sus tierras marcadas a través de su central nuclear… Un claro homenaje a la serie que ha conseguido una legión de fans en su primera temporada. Una apertura que nos acompaña por los edificios de Springfield de la misma forma que en la animación del opening de Games of Thrones, incluso con el mismo hilo musical.

No será hasta el 1 de abril que se estrene el deseado primer episodio de la segunda temporada. Mientras, podemos disfrutar de una de las mejores secuencias de entrada que se recuerden en la icónica serie. Quién sabe, quizá un día podamos ver un capítulo entero parodiando a los personajes de la producción de la HBO...