El otro día hablábamos de accesibilidad y su importancia para que personas con discapacidad puedan acceder a la tecnología y los servicios disponibles en la red y poníamos como ejemplo la iniciativa eyeCan de Samsung, un proyecto que se liberará en breve y que permitía mover el puntero del ratón a personas con movilidad reducida. La tecnología también puede actúa como instrumento de integración y, siguiendo esta idea, la Universidad de Vanderbilt ha desarrollado una aplicación para tabletas Android que permitirá a estudiantes invidentes poder estudiar álgebra y geometría.

La aplicación para tabletas Android permite al usuario pasar su dedo por la pantalla y cuando éste toca una línea dibujada sobre la pantalla el dispositivo vibrará. Con este indicador, el usuario deberá mover su dedo para poder seguir la línea, para lo cual esperará a detectar otra vibración hasta encontrar un punto que indica el fin del desplazamiento. La idea es que esta aplicación pueda ayudar a estudiantes a estudiar álgebra y geometría y hacerlas accesible a personas que sufren algún tipo de discapacidad visual puesto que aprovecha su sentido del tacto para "hacerles sentir" los problemas matemáticos.

El proyecto es obra de un estudiante de postgrado, Jenna Gorlewicz, que trabaja en el Laboratorio de Diseño
Médico y Electromecánico de la Universidad de Vanderbilt y Robert Webster, profesor de ingeniería mecánica y director del laboratorio y comenzaron a trabajar hace año y medio con un prototipo táctil que costaba 2.500 dólares y, básicamente, estaba realizado a medida pero, a día de hoy, sería viable su popularización de uso puesto que las tabletas comerciales comienzan a incluir retroalimentación táctil.

Me encantan las matemáticas y me encanta la enseñanza por lo que, inmediatamente, pensé en que podríamos aplicar la tecnología para enseñar matemáticas dada su fuerte componente visual

Esta aplicación vibrará y generará sonidos cuando los dedos del estudiante toquen las formas que aparecen en la pantalla, cambiando las vibraciones o los tonos para generar, así, señales táctiles o de audio distintas asociadas a cada una de las formas y, por ejemplo, detectar ciertos objetos dentro de la cuadrícula de dibujo de la aplicación. De hecho, para que el proyecto fuese mucho más efectivo, el equipo incorporó a una formadora que trabaja con estudiantes con discapacidad visual para facilitar el trabajo y velar por la viablidad del proyecto.

¿Y qué persiguen con el proyecto? Gracias a este tipo de asistentes, algún día los estudiantes con necesidades especiales podrían asistir a clases de educación general sin que suponga un esfuerzo adicional para los docentes o implique la asistencia de un formador especializado al aula.