¡No te pierdas nuestro contenido!


Tras el cierre de Megaupload parece que el esfuerzo de la industria se dirige hacia otros dos "grandes" cyberlockers. Si ayer os hablábamos de Rapidshare y el fallo en el Tribunal de Hamburgo, hoy es el juicio de Hotfile el que vuelve a estar de actualidad. En este caso, la batalla legal de la MPAA contra la plataforma de descarga directa ha encontrado un actor secundario inesperado. Google surge para defender a Hotfile (y el resto de plataformas de descarga directa) presentando un escrito ante el tribunal de Florida. Según el gigante, el cyberlocker actúa protegido bajo el puerto seguro de la DMCA. Además, acusa a la MPAA de intentar engañar al Tribunal.

El caso de la MPAA contra Hotfile comenzaría en el mes de febrero del año pasado, momento en el que presentó una demanda contra la plataforma argumentando que su popularidad era consecuencia de "promover el robo masivo de archivos digitales con copyright".

El último movimiento de la MPAA llegaría hace dos semanas cuando los estudios de cine pidieron al tribunal el cierre inmediato de Hotfile. Sus argumentos una vez más, que Hotfile era "un paraíso de la piratería que actúa sin la protección de la DMCA".

Y en estas ha llegado Google presentando un amicus curiae y ofreciendo su versión de lo acontecido ante el tribunal. Una defensa y apoyo a Hotfile donde el gigante no duda en atacar a la MPAA explicando que engaña al tribunal al decir que la plataforma no funciona bajo la DMCA.

Según Google, tanto YouTube, Facebook, Twitter o la misma Wikipedia son capaces de avanzar gracias a su protección bajo la DMCA. En cambio argumenta que si la MPAA gana esta batalla todos los servicios podrían encontrarse en serios problemas.

Google viene a decir que no se puede privar a una plataforma como Hotfile de su protección de puerto seguro porque se nieguen a filtrar el contenido que pide la industria del entretenimiento. ¿Por qué? pues la razón del gigante no es otra que la que ellos mismos defienden para sí mismos. La búsqueda e identificación de infractores debe recaer sobre los titulares de derechos y no sobre las plataformas o proveedores de servicio. Además, según Google:

La Corte no debe ser inducida a error. Se debe resistir cualquier intento de trasladar la carga de investigación que está destinada a los titulares de derechos o imponer obligaciones a Hotfile como policía.

No sólo eso, dentro de la argumentación de Google también apoya la forma de actuar de Hotfile a la hora de derribar vínculos. La MPAA aboga por la eliminación total de estos mientras que Hotfile mantiene los archivos reales en los servidores. Según Google no se deben eliminar archivos tras una petición de derribos hasta que no se esté completamente seguro de la acción. Una acción que explica: "es demasiado amplia".

Finalmente Google pide al tribunal que rechace la demanda contra Hotfile. Un movimiento que no sólo apoya al cyberlocker, sino al resto de plataformas y de forma indirecta al juicio contra Megaupload y su servicio. Mientras, la propia MPAA ha pedido al tribunal que deniegue el amicus curiae del gigante argumentando que Google actúa de forma unilateral y bajo una defensa partidista con Hotfile.