¡No te pierdas nuestro contenido!

Tocar fondo nunca fue tan agradable...

Con este tweet durante la inmersión el director de cine consiguió hace unas horas el récord que perseguía desde hacía años, convertirse en la primera persona en descender en solitario el punto más bajo de la Tierra a bordo del submarino Deepsea Challenger. A la vez, Cameron se convierte en la primera persona en conseguirlo desde los últimos 50 años.

La aventura que había comenzado hace varias semanas ya había registrado un récord anterior. Lo conseguía a principios de marzo con el récord de profundidad en inmersiones sin acompañantes recorriendo 8,2 kilómetros descendiendo en el océano cerca de las costas de Papúa Nueva Guinea durante los ejercicios para verificar el funcionamiento del equipo.

El logro alcanzado hoy significa entrar en la historia alcanzando los 10.898 metros de profundidad en el submarino en la Fosa de las Marianas. Un esfuerzo en el que ha participado National Geographic que se convertirá en documental tras grabar la aventura.

Solamente dos personas en la historia había conseguido la proeza. Fue en 1960, momento en el que Don Walsh, teniente de la Armada de Estados Unidos, y Jacques Piccard, oceanógrafo suizo, descendieron durante 20 minutos hasta el fondo de la fosa.

El Deepsea Challenger realizó la inmersión con un equipo completo de cámaras y luces con las que grabaron el descenso al punto más profundo de los océanos, una aventura que le ha llevado dos horas para conseguirlo.

A su llegada a la superficie Cameron no ocultaba su felicidad tras el logro:

Lo conseguido es la realización de un sueño. Yo crecí en un momento en el que la gente vivía una realidad de ciencia ficción. Los astronautas llegaban a la Luna y el mismo Jacques Costeau exploraba el océano. Crecí con ello y fue lo que más valoraba en mi infancia.

Un sueño que ha pasado a realidad gracias a la construcción del submarino en Australia. Una "nave" que pesa más de 11 toneladas y que mide más 7 metros de largo y cuyo descenso en vertical le permite inmersiones más rápidas de lo normal.