La_Ink_Tattoo_Shop_9

Una de las armas que esgrimen, con demasiada frecuencia, las empresas tecnológicas para enfrentarse a la competencia son las patentes; derechos exclusivos que otorga un Estado a una empresa o a una persona física por desarrollar una idea que no haya sido registrada con anterioridad y que, por tanto, protegen dicha idea de su uso por otras personas o empresas salvo que se concedan licencias de uso. Teniendo en cuenta que suelen usarse como artillería en batallas legales, se suelen patentar múltiples ideas de las que no todas se implementan a corto plazo y entre las últimas ideas patentadas en Estados Unidos, Nokia ha sorprendido con el registro de una patente en la que un tatuaje indicaría al usuario que le están llamando por teléfono y, además, indicaría el nombre de la persona que está llamando.

Hoy en día es raro un smartphone que no vibre cuando entra una llamada o que, en el caso de las pantallas táctiles, notemos cierto temblor al tocar la pantalla como feedback de la pulsación que hemos hecho sobre el teclado virtual del teléfono. Esa retroalimentación que recibimos del dispositivo en forma de vibración es lo que se denominaría una respuesta háptica (sensaciones táctiles). Nokia quiere extender esto fuera del terminal y llevarlo a nuestro cuerpo de manera que sintamos que nos llaman sin necesidad de sacar el teléfono de nuestra mochila, por ejemplo. Para sentir que nos llaman, Nokia ha pensado en tatuajes e implantes y eso es lo que ha plasmado en una solicitud de patente (la 20120062371) que presentó ayer mismo en la Oficina de Patentes de Estados Unidos.

Nokia-haptic-tattoo-patent

El tatuaje se realizaría con tintas ferromagnéticas que provendrían de un proceso de fabricación a altas temperaturas para que pierda su magnetización. A partir de ahí, el tatuador realizaría el tatuaje sobre el usuario y, mediante un imán, se magnetizaría el tatuaje y éste vibraría en base a los campos magnéticos que el smartphone enviaría y que dependerían de si recibimos un mensaje, una llamada e, incluso, del llamante.

Teniendo en cuenta que un tatuaje es algo para toda la vida, Nokia también baraja la posibilidad de utilizar implantes que no sean permanentes y que tomarían como base un material biocompatible que podría implantarse, por ejemplo, en el brazo. Al igual que el tatuaje, los campos magnéticos harían vibrar a este implante que se emparejaría de manera unívoca con el teléfono y que, dependiendo de si se recibe una llamada, un mensaje o alguna acción concreta, la vibración del implante variaría.

La verdad es que el entorno debe ser extremadamente ruidoso como para que el vibrador del smartphone sea insuficiente y sea necesario implantarse un dispositivo en el brazo o realizarse un tatuaje. Dudo mucho que este tipo de tecnología, tal cual está descrita en la patente, llegue a implementarse realmente porque, bajo mi punto de vista, es bastante inquietante.

Imágenes: LA Ink y Unwired View