Como parte de su flamante Política de Acceso Abierto (Open Access Policy), el Banco Mundial empleará licencias Creative Commons para todas las publicaciones alojadas en su acervo, el Repositorio de Conocimiento Abierto. Es decir, más de 2,000 documentos, libros y artículos quedarán disponibles bajo la licencia de atribución (CC-BY), la cual permite copiar, distribuir, modificar, ejecutar y realizar trabajos derivados -incluso, de forma comercial-; siempre y cuando, se reconozca la autoría bajo los términos estipulados por el creador.

Esta decisión entrará en vigor a partir del 1 de julio de 2012. La Política de Acceso Abierto del Banco Mundial tiene como consigna "para los autores, la diseminación más amplia de sus hallazgos; y para los lectores, incrementar su habilidad para descubrir información pertinente". En esta primera fase, las investigaciones realizadas entre 2009 y 2012 serán liberadas bajo la licencia CC-BY, en tanto que las publicaciones anteriores y posteriores a ese periodo se irán añadiendo al repositorio paulatinamente.

Cabe resaltar que la medida tiene sus matices. La licencia CC-BY estará disponible como predeterminada para los documentos hecho por o a través del Banco Mundial. En caso de haber sido realizados por un editor externo, éste podrá solicitar un periodo de acceso restringido por no más de 18 meses. Terminado el embargo, quedará registrado bajo la licencia CC-BY-NC-ND (atribución sin explotación comercial ni trabajos derivados), a menos que el editor desee una licencia más flexible.

Sin duda, se trata de un movimiento alentador en términos de transparencia y apertura. Es inusual que instituciones de este tipo sean más permisivas en cuestiones de acceso a la información -de hecho, suelen tomar la actitud contraria-, por lo que la decisión del Banco Mundial resulta muy valiosa. Además, significa un impulso más al modelo de licencias de Creative Commons, y -esperemos- una medida digna de imitarse por otras entidades similares.