¡No te pierdas nuestro contenido!


En una investigación conjunta llevada a cabo por científicos del MISCL, la Universidad de Toronto, Yale y la University of Western Australia, se anuncia que la esclerosis múltiple puede ser ralentizada o detenida mediante el bloqueo de una proteína que contribuye al daño del nervio.

La investigación ha sido dirigida por el doctor Steven Petratos del MISCL encontrando que una versión modificada de la CRMP-2 está presente en las lesiones de esclerosis múltiple, lo que indicaba que estaba presente en lesiones activas de la enfermedad, daños al sistema nervioso.

La modificación de CRMP-2 interactua con otra proteína para causar un daño de fibras nerviosas que pueden dar lugar a entumecimiento, ceguera, dificultades para el habla o en las habilidades motoras y cognitivas en pacientes.

Durante la investigación, la interacción entre las dos proteínas fue bloqueada usando un método aprobado en Estados Unidos y Australia. El resultado fue que la enfermedad se detuvo.

Según Richard Boyd, director del MISCL, el descubrimiento conducirá a nuevos tratamientos para la enfermedad:

El bloqueo de la misma proteína en personas con esclerosis múltiple podrá proporcionar un freno a la progresión de la enfermedad.

Por su parte Petratos indica que el método utilizado para bloquear la proteína ya ha sido aprobado para probar en pacientes como parte de los tratamientos:

Esto debe significar que los ensayos clínicos, una vez que empiecen, serán la vía rápida, la forma de administrar una vez que ya ha sido aprobada.

Las estadísticas indican que las mujeres tienen tres veces más de posibilidades que los hombres de ser diagnosticadas. Una enfermedad, la esclerosis múltiple, a la que se estima que afecta a 2,5 millones de personas en todo el mundo atacando en la edad adulta y que hoy ve como la ciencia podría haber encontrado un freno a su desarrollo.