"Recuerden Sodoma". Con esa frase, un grupo de padres conservadores remata miles de cartas enviadas a Electronic Arts (EA), en señal de protesta por permitir que los jugadores puedan elegir relaciones de pareja del mismo sexo en algunos títulos. Entre los juegos señalados se encuentran Mass Effect 3 y Star Wars: The Old Republic. Los preocupados padres están consternados porque el videojuego pueda "confundir" a sus hijos:

El abrumador número de jugadores en Star Wars son niños que no necesitan ser forzados como una audiencia cautiva para participar en contenidos homosexuales.

Solicitamos por favor que ustedes [EA] adhieran a sus políticas la omisión y la exclusión de este tipo de cabildeo en sus juegos.

Por favor, no incluyan contenido LGBT en los juegos de Star Wars que pueda impactar en tantos niños.

Gracias. Recuerden Sodoma.

Las cartas han sido dirigidas a la mesa directiva de Electronic Arts e incluyen amenazas de boicot contra la empresa. Los protestantes aducen que los grupos LGBT han presionado a EA para incluir contenidos gay-friendly y empujar su agenda a través de los videojuegos. Por su parte, la compañía señala que, en primer lugar, los títulos mencionados no están dirigidos a niños: Mass Effect 3 tiene una clasificación para mayores de 18 años; mientras que Star Wars: The Old Republic, para adolescentes y adultos. Segundo, que los juegos incluyen esta opción para que los usuarios que quieran reflejar su orientación sexual a través del videojuego, puedan hacerlo.

De hecho, la Alianza Lésbico-Gay contra la Difamación (GLAAD) sostiene que la inclusión de esta opción obedece, en buena parte, a una decisión de mercado. "No sólo es un reflejo de la cultura (...) EA escuchó a sus compradores y vio un deseo real de incluir relaciones del mismo sexo en las opciones románticas del juego". Así mismo, sostienen que es lógico que en los videojuegos -al ser una forma de reflejar el contexto cultural- se represente la diversidad sexual.

Cualquier jugador de MMORPGs (juegos de rol multijugador en línea) sabe que, en la práctica, las relaciones entre parejas del mismo sexo son comunes. Electronic Arts no está imponiendo nada: sólo hace visible la opción de elegir la orientación sexual dentro del juego. ¿Por qué negarle a un jugador la oportunidad de plasmar su identidad, de entablar una relación abierta? Así mismo: ¿por qué el estigma sobre los videojuegos, si en otras representaciones culturales -cine, televisión, literatura- no se hace tanta alharaca?

Nuevamente, nos topamos contra la falacia de que los videojuegos tienen la capacidad mágica de "corromper a la juventud". Los detractores caen en la misma mentira que quienes argumentan que los videojuegos violentos son formadores de asesinos y psicópatas. Bajo el grito de "¡piensen en los niños!", los grupos conservadores dejan ver su homofobia e intolerancia. Electronic Arts hace muy bien no sólo en no ceder a la presión, sino en mantenerse firme contra los discursos de odio. No: un videojuego no "convertirá" en homosexual a un niño; es más, si corremos con suerte, le enseñará que la diversidad sexual es normal en su entorno y que no hay nada de malo en ello.