La disputa que comenzó en el 2009 sobre un ISP sueco para obligar a dar los detalles de uno de sus abonados a un grupo anti-piratería ha terminado en el fallo del tribunal de la UE. Un movimiento a favor de los titulares de derecho que puede llevar a todo tipo de entidades a reclamar demandas para que los proveedores en el país muestren la información personal de los usuarios.

Y es que el Tribunal de Justicia de la UE ha anunciado que no existen barreras que impidan a un ISP entregar la información de sus clientes a los titulares de derechos de autor.

El caso comenzó en el 2009 tras la polémica ley IPRED en Suecia. Ese fue el momento en el que cinco editores entregaron una solicitud de información a un tribunal local. Los titulares de derechos estaban representados por un grupo anti-piratería y se pedía al ISP ePhone que entregara los datos personales de un usuario que supuestamente almacenaba más de 2.000 libros de audio en su servidor, de los cuales 27 violaban el copyright de los editores.

Ese mismo año el tribunal ordenó a ePhone a que proporcionara la información, momento en el que el ISP se negó llevando el caso al Tribunal de Apelación. El fallo del tribunal de primera instancia fue revocado y pasó a ser enviado al Tribunal Supremo en Suecia y finalmente se remitió al Tribunal de Justicia de la UE.

La semana pasada la UE dio conocer su decisión y ha sido en favor de los titulares de derechos. Según el tribunal:

No hay barreras que impidan que ePhone proporcione la información solicitada por los editores. Existe un equilibrio adecuado entre los derechos de los titulares de derechos de autor y los derechos de los ciudadanos a la privacidad.

Un movimiento que como decía al principio, da pie a que otro grupo de entidades en Suecia como pueden ser la industria de la música o el cine, tomen el fallo para iniciar todo tipo de reclamaciones y demandas en su actividad. La privacidad e intimidad en este caso están por debajo de los derechos de autor.