¡No te pierdas nuestro contenido!


El cierre de Megaupload parece que finalmente se ha cobrado una nueva víctima, posiblemente de las plataformas de descarga directa más populares. Y es que Fileserve (al que se la ha sumado Wupload) deja el negocio de compartir archivos.

Tras el cierre de la compañía de Dotcom, Fileserve fue de las primeras plataformas en desactivar su servicio de descarga de terceros. A la vez suspendía su programa de devolución de premios en enero. Todo parecía dar un vuelco en el mes de febrero, momento en el que muchos usuarios informaban de la vuelta a las descargas en su servicio para todos aquellos que no tuvieran cuenta abierta.

El viernes de la semana pasada Paramount Pictures, a través de su vicepresidente, emitía una carta donde situaba a una serie de plataformas, entre las que se incluía Fileserve, como sitios de delincuencia que debían ser erradicados. Sea o no el desencadenante, la plataforma ha restablecido la prohibición total y desde hace unas horas los usuarios que intentan acceder a los archivos subidos por terceros no pueden.

Lo mismo ha ocurrido en las últimas horas con otro cyberlocker, En este caso ha sido Wupload, quienes anuncian desde la página de inicio la retirada del negocio de intercambio de archivos directo por completo. Aún así, la plataforma mantiene el almacenamiento en la nube para aquellos usuarios que quieran acceder a sus archivos subidos personalmente.

No sería nada descabaellado pensar que tras este paso, ambos servicios anunciaran su desaparición en un corto espacio de tiempo.