Será el 30 de abril, menos de dos semanas para que la compañía SpaceX lance la nave privada Dragon y se acople en la ISS. Un hito que marcará el inicio de una nueva era espacial a la que la NASA le ha dado el visto bueno.

Dragon es una cápsula desarrollada por la compañía SpaceX. Su misión será la de reabastecimiento de carga en la estación con la "particularidad" de que es un operador comercial el que lo llevará a cabo. Por tanto y de lograr la misión con éxito, Dragon será la primera nave privada en acoplarse a la ISS.

El vuelo de la cápsula será una demostración que marcaría el futuro de una nueva era en los viajes espaciales. La misma NASA (que financia parte del proyecto) está muy interesada en que este tipo de transportes espaciales se confirme en realidad dentro de un sector privado tanto en la carga como en materia de tripulación, el próximo paso.

Si Dragon es desarrollada por una empresa privada y logra el transporte de carga de forma segura, el siguiente nivel estará destinado a avaluar el viaje con astronautas y tripulación.

Con este "envío" se acabaría el ensayo iniciado por SpaceX en diciembre del 2010, momento en el que lanzó una cápsula que permaneció cerca de la ISS y luego bajó a la Tierra sin problemas.

El vuelo de la cápsula será ese 30 de abril (16:22 GMT) desde Cabo Cañaveral, y estará marcado en primer lugar por un vuelo rasante a 2 Km. bajo la ISS. Ese será el momento de aprobar o validar su sistema de vuelo para el posterior acoplamiento. Incluso habrá una simulación en vuelo de posible aborto de la misión en previsión de evitar un grave accidente de colisión.

Una vez superada esta prueba, la cápsula se acoplará haciendo historia para luego volver a la Tierra y caer en el océano.