Los chicos de Google [X], el laboratorio de ideas de la gran G acaban de publicar un interesante post en Google+ donde detallan Project Glass, las rumoreadas gafas de realidad aumentada que supuestamente iban a estar basadas en Android pero que finalmente parecen ser algo mucho más ambicioso. Como puede verse en el vídeo, se trata de un dispositivo con la apariencia de unas gafas convencionales pero sin cristal que "monta" una capa entre nuestros ojos y el mundo donde va a apareciendo todo tipo de información.

Es importante señalar que se trata de un concepto experimental, aunque en los próximos meses van a abrir una fase de prueba pública y los planes de la compañían pasa por comercializarlas a finales de este año o ya en 2013. Muchas de las cosas que aparecen en el vídeo pueden parecer muy futuristas, y de hecho no deja de ser sólo un proyecto, pero es interesante ver como algunas de las tecnologías que promociona, como los mapas dentro de la tienda, ya están disponibles desde hace un tiempo.

Por otro lado, también es apreciable el tipo de relación directa que se establece entre la persona que las lleva y el control que ejerce a través de ella, mediante la voz. Es casi automático pensar en la competencia, el Siri de Google y los rumores sobre el control de voz que este último se traería entre manos, denominado Majel. Estas gafas podrían ser parte de la estrategia de Google para competir contra Siri y evidentemente acabaríamos viendo integrada la tecnología de alguna manera en Android. Por supuesto, de convertirse en realidad, este tipo de control se convertiría en algo mucho, mucho más allá de Siri, donde el usuario no sólo puede interaccionar de manera cuasi natural con el dispositivo sino que de manera permanente el dispositivo interactúa con él, basándose además en otro concepto revelador: el de las interfaces invisibles.

Una interfaz invisible es algo que siempre está ahí pero que no ves porque realmente no lo necesitas para controlarla. Siri es un buen ejemplo de ello, estas gafas, antes que invisibles serían una interfaz superpuesta. Como describen algunas de las personas que ya han podido probarlo, lo más interesante sobre Project Glass es como elimina la necesidad de muchos aparatos supletorios, por ejemplo una cámara, un teléfono móvil o incluso el GPS. Babak Parviz, uno de los encargados del proyecto, también trabaja en unas lentes de contacto de nanobiotecnología que también implementan una capa de realidad aumentada que se coloca entre lo que el usuario y lo que el usuario percibe, ampliado, o mejor dicho aumentado, con la información que le proporciona.

En el cine encontramos ejemplo de esto en ejemplos que van desde Terminator hasta la última película de Misión Imposible, y en el fondo no deja de ser un proyecto experimental, habrá que ver lo que finalmente acaba saliendo a la luz y si el diseño final variará mucho del que puede verse en las imágenes. Hay otro tipo de problemas, como al que se enfrenta Siri en muchos casos, donde a los usuarios les produce vergüenza o timidez hablarle al teléfono en público para pedirle por ejemplo que le recuerde cualquier cosa al llegar a casa. Project Glass, sea como fuere, tiene una pinta muy prometedora y es podría llegar a convertirse en un salto bastante importante sobre como nos relacionamos con el entorno, un paso más cercano también al llamado Internet de las cosas y a ese futuro donde las prendas y la ropa pasan a convertirse en un objeto tecnológico más.

Galería­ de imágenes