¿Es la Tierra un organismo vivo? La hipótesis de Gaia sería la confirmación de que nuestro planeta funciona como un todo, entendido como una serie de procesos conectados que se regulan por sí solos. El último estudio a través de un revolucionario método de la Universidad de Maryland podría acabar confirmando la teoría. La composición del azufre arrojará la clave.

Y es que la hipótesis de Gaia habla de la vida en el planeta, la cual es capaz de fomentar unas condiciones adecuadas para sí misma que a su vez afectan al entorno. La teoría dice que la atmósfera y la parte superficial de la Tierra se comportan como un todo coherente, un espacio donde la vida se encarga de autorregular sus condiciones esenciales (temperatura, composiciones químicas o salinidad de los océanos… ).

Formulada por James Lovelock en 1969 tras una llamada de la NASA para el estudio de la existencia de vida en Marte, a día de hoy es imposible darle viabilidad... aunque todo podría cambiar tras el anuncio en Maryland.

El azufre sería el elemento clave. Del compuesto y sus posibles interacciones entre el mundo marino, la tierra y el aire podría darse luz verde a la hipótesis. La razón no es otra que el compuesto del azufre, el cual es fabricado por organismos marinos, y puede resistir los procesos de oxidación en el agua, salir y viajar en el aire o acabar en tierra.

El equipo encabezado por Harry Oduro ha terminado un método de rastreo y medición de los movimientos del azufre en el mar, la tierra y aire. Un estudio que podrá revelar las diferencias entre las composiciones del dimetilsulfuro y el dimetilsulfoniopropionato que arrojará diferencias en el azufre de las algas y el fitoplancton.

Según los investigadores:

Nuestro trabajo establece que deberíamos esperar ver variaciones en las firmas isotópicas del azufre en los océanos bajo diferentes condiciones ambientales y en diferentes organismos. La capacidad de hacer esto nos ayudará a responder a importantes cuestiones climáticas y, algún día, a predecir los cambios climáticos con gran exactitud. Y también para probar si la hipótesis de Gaia es o no cierta.

De los resultados podríamos estar ante la confirmación de que la hipótesis estaba en lo cierto, y por tanto, nuestro planeta es un organismo vivo único capaz de autorregularse y tener "vida" propia.