¡No te pierdas nuestro contenido!

DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency) es la agencia vinculada al Departamento de Defensa de Estados Unidos que se encarga del desarrollo de proyectos de investigación vinculados al ejército de Estados Unidos. La estructura de la agencia es bastante grande y cuenta con la colaboración de empresas, universidades y centros de investigación de todo el país junto a los cuales desarrolla proyectos como PETMAN, AVATAR, incursiones en el mundo del Big Data o insectos-cyborgs en los que pretenden poder instalar sistemas empotrados. Teniendo en cuenta que el trabajo de DARPA debe revertir en las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, la agencia ha anunciado una nueva línea de trabajo con la que pretenden desarrollar nanochips que puedan ser implantados en las tropas y monitorizar, a distancia, sus constantes vitales.

¿Para qué monitorizar el estado de salud de los soldados? La idea de DARPA es que este implante permita al control de cualquier misión detectar, de manera proactiva, cualquier tipo de enfedermedad en el soldado y así evitar tener que realizar, por ejemplo, una evacuación médica en medio de una misión. Visto así quizás pueda parecer a primera vista que la investigación no es novedosa puesto que, hoy en día, existen múltiples sistemas de tele-asistencia y monitorización de pacientes a distancia pero a los ojos de DARPA esta investigación tiene mucho que aportar y puede marcar un antes y un después.

Según los datos ofrecidos por DARPA, la mayoría de evacuaciones médicas que se realizan en el frente derivan de enfermedades comunes y no de heridas producidas en combate por lo que, gracias a la monitorización, podrían detectar estos percances mucho antes que se produzcan y, por tanto, reemplazar a sus efectivos en caso necesario.

DARPA quiere desarrollar este sistema en un chip que pueda ser implantado en los soldados y que, además, tenga la capacidad de transmistir la información relativa a las constantes vitales y que también pueda enviar datos relativos a su posición o incluso a su estado psicológico. La verdad es que el proyecto es bastante llamativo y, la verdad, se acerca mucho a la frontera de la invasión de la privacidad, por ejemplo, cuando un soldado está de permiso, pasa a la reserva o se retira.