Google Chrome acaba de superar a Internet Explorer por primera vez en la historia y arrebatándole así el puesto del navegador más usado a nivel mundial. Era una corona que el navegador de Microsoft llevaba puesta durante demasiado tiempo y viendo la ascensión imparable de Chrome en los últimos meses estaba claro que era una simple cuestión de tiempo.

Es más, en algunos países como Reino Unido la posición dominante de Chrome ya se lleva produciendo unos cuantos meses. Los datos los ha aportado StatCounter y si bien medir este tipo de usos y comportamientos siempre es una ciencia relativamente poco exacta, en los pasados meses sí que quedaba evidente el ascenso de Chrome en detrimento de Firefox e Internet Explorer.

No hay que terminar sin remarcar que los días oscuros de Internet Explorer van quedado poco a poco atrás y que Internet Explorer 9 constituye una opción perfectamente válida y donde se aprecian los esfuerzos de Microsoft en este aspecto. Parte de este cambio progresivo probablemente se deba a medidas como la famosa Ballot Screen en Europa que insta al usuario a escoger entre cinco navegadores en lugar de la opción predeterminada que es Internet Explorer.

El ascenso de Chrome se debe probablemente a su velocidad, donde supera sin despeinarse a cualquiera de sus competidores pero sobre todo a su integración con el resto del ecosistema Google, desde a nivel de sincronización hasta las distintas instalaciones o versiones en Android. La apariencia, limpia, despejada y otro de los aspectos que Google siempre ha cuidado mucho, puede que sea otro de los motivos de peso. Como último detalle, lejos de ascender hay que notar también la tendencia a la baja de Firefox que aunque presenta una curva menos pronunciada que la de Internet Explorer todavía está lejos de plantarle cara a sus dos competidores más directos.