¡No te pierdas nuestro contenido!

Después del éxito de "The Avengers", la maquinaria de Marvel sigue moviéndose para producir más y más cintas basadas en este universo. La siguiente entrega programada es la tercera película de Iron Man, con la fecha de estreno puesta para el 3 de mayo de 2013. A menos de un año de su lanzamiento, la producción trabaja a tambor batiente para tener todo listo. Sin embargo, aún hay muchas dudas acerca de qué irá esta nueva cinta. Así que, con los hechos y los rumores a mano, vamos a examinar lo que viene en el futuro de Tony Stark.

La producción

Después del éxito que tuvo con sus dos primeras entregas, el director Jon Favreau decidió dar un paso al costado para concentrarse en otros proyectos (principalmente, la ambiciosa Magic Kingdom de Disney). La responsabilidad recayó en Shane Black, un cineasta conocido por dirigir Leathal Weapon. El guión recayó en manos de Drew Pearce, cuyo historial es muy reducido: apenas un par de cortometrajes dirigidos y un trabajo discreto como escritor para televisión.

En el elenco, los principales repiten: Robert Downey Jr. ha confirmado que seguirá como Tony Stark -admitámoslo, sin él no hay franquicia-; en tanto que Gwyneth Paltrow repetirá como Pepper Potts y Don Cheadle como James "Rhodey" Rhodes (¡sí, más tiempo en pantalla para War Machine!). En los fichajes de la cinta, Guy Pearce ha confirmado para el rol de Aldrich Killian; Ben Kingsley, como un villano sin identificar; Andy Lay, como "un amigo en China de Tony Stark"; y recién hace un par de días, James Badge Dale en el papel de Eric Savin.

La inclusión de Aldrich Killian ha hecho pensar que Iron Man 3 estaría basada en la saga Extremis. Dicha historia fue escrita por Warren Ellis, dibujada por Adi Granov y publicada en seis tomos entre 2005 y 2006; y es considerada como una de los 10 mejores sobre este superhéroe. Otra de las razones por las que Extremis habría sido elegida es porque se concentra en el personaje y se conecta muy poco con otros títulos (lo que explicaría, en buena manera, la ausencia de otros héroes en el filme). Además, está la participación de Granov en las dos cintas de Iron Man, ayudando en el diseño del traje e introduciendo un par de detalles vinculados con esta saga.

La historia

La historia de cómic se centra en Extremis, un "virus" desarrollado para emular al suero del Súper Soldado de Captain America, el cual es robado por un terrorista (Mallen). Extremis es un suero militar con componentes nanotecnológicos que interactúan con el cerebro, permitiéndole ordenar al cuerpo que se "reconstruya" a su mismo de lesiones y heridas. Sin embargo, Extremis es "programable" antes de ser inyectado en el cuerpo, por lo que permite que el huésped desarrolle habilidades superhumanas.

Maya Hansen, una de las creadoras del virus, contacta a Tony Stark tras enterarse del suicidio de su colega Aldrich Killian. Se descubre que Mallen se ha aplicado Extremis, por lo que Iron Man lo confronta pero resulta gravemente herido. En la antesala de la muerte, Stark decide someterse al tratamiento del suero, regenerando su cuerpo -convirtiéndose, básicamente, en un ser tecnorgánico- y obteniendo la habilidad de comunicarse con las máquinas. Su traje ahora está "incorporado" a su cuerpo y se ensambla con él a voluntad (de hecho, lo porta en una maleta muy similar al Mach-7 que aparece en "The Avengers").

Iron Man vence a Mallen, quien muere en el enfrentamiento. Tras la batalla, Stark se percata que el terrorista no pudo haber obtenido el suero sin ayuda, por lo que determina que Hansen le ha ayudado. En efecto, la científica usó a ambos como conejillos de indias para probar las aplicaciones de Extremis en combate, con la promesa de que el ejército le daría fondos para una investigación para curar el cáncer con dicho suero.

Las dudas

Aunque se dice que la película estará basada en la historia de Ellis, hay elementos que nos hacen pensar que no será la única saga adaptada. La inclusión de Eric Savin -conocido como el mercenario Coldblood- obligaría a reacomodar la historia. Savin es un militar a cargo del proyecto Ultra-Tech; tras un incidente, es sometido a una operación para salvarle la vida que lo convierte en un cyborg. Así, es probable que Savin ocupe el lugar de Mallen en la película.

Otra duda es la aparición de Ben Kingsley, a quien señalan para el rol de Mandarín, el villano más emblemático de Iron Man. La producción no ha desvelado a qué personaje encarnará, pero si la historia va sobre Extremis, hay muchas posibilidades de que el rumor sea cierto. En un arco paralelo, el Mandarín escapa de su encierro en China -aquí podría caber el papel de Lau- y se infiltra en el gobierno Estados Unidos a través de una empresa de biogenética. Desde esa posición, manipuló a Hansen para proseguir sus investigaciones con Extremis, con la finalidad de liberarlo en el ambiente. En esa historia se descubre que el virus es letal para el 97.5% de la población, con lo que intenta purgar a la humanidad para que sólo sobrevivan los más aptos.

Con estos ingredientes, ya podemos darnos una idea de hacia dónde va la siguiente entrega de Iron Man. Por lo menos en la historia, aparece bastante atractiva -y no estaría de más darle una leída a los cómics para irnos preparando-; y con el elenco, no quedan dudas. En su momento, se anunció que Iron Man 3 sería la madre de todas las secuelas, porque tiene muchos nudos que atar. ¿Será que Marvel nos estará preparando desde esta película para ver Civil War en la siguiente aparición de The Avengers?