Atención, a partir de este punto spoilers

Cuando el pasado mes de octubre escribí sobre el piloto de Once Upon a Time comenté que el piloto era flojo, algo que sigo manteniendo; que los efectos especiales no me convencían, algo que también sigo manteniendo y que no entendía como iban a alargar la historia más allá de cuatro o cinco capítulos. En este último punto debo decir que los guionistas han cumplido con creces su labor. Los cambios introducidos en los cuentos infantiles han sido de lo más estimulantes en la gran mayoría de los casos; Caperucita Roja era en realidad el feroz lobo, Bella enamorada de Rumplestiltskin, el Sombrereto Loco siendo de los pocos personajes que es consciente de su situación, el terrible destino de Pinocho. Los guionistas han sabido aprovechar el material original para ir creando una rica y variada historia con varios niveles, donde los personajes se van encontrando en diferentes tiempos para que así, los espectadores, vayamos reconstruyendo las historias sucedidas en el mundo mágico. Desde el principio he encontrado mucho más interesantes y aprovechables las tramas que se sucedían en ese otro lugar que las que tenían lugar en Storybrooke.

Sigo manteniendo que Once Upon a Time es un ligero entretenimiento familiar, y ojo, eso no es una mala cosa porque ha conseguido aglutinar a un fiel grupo de seguidores que respaldan este atípico cuento de hadas donde los finales felices se consiguen con esfuerzo. La ABC renovó la serie sin pestañear y es que sus datos de audiencia son bastantes buenos.

Una tierra sin/con magia

Once Upon a Time se despidió con un espectacular capítulo titulado A Land Without Magic, un emocionante cierre de temporada con luchas, muertes, rescates, reencuentros, un dragón, amor verdadero y mucha magia. Storybrooke ha cambiado, los cambios comenzaron cuando Emma Swan (Jennifer Morrison) llegó a la pequeña ciudad y han continuado sucediendo hasta que, finalmente, un beso de amor verdadero rompe la maldición de Regina (Lana Parrilla). La Reina Malvada ha perdido en un día a Henry (Jared Gilmore) y su control sobre el lugar.

En el fondo Regina nunca tuvo la situación controlada, en todo momento fue Rumplestiltskin/Mr. Gold (Robert Carlyle) quien manejaba la historia y es que, en A Land Without Magic, vemos como este sensacional personaje fue preparando el terreno para conseguir llevar un poco de magia de amor verdadero a nuestro mundo. Estas gotas de magia le permitirán, en última instancia, traer la magia aquí, y es que como bien le explica a Bella (Emilie De Ravin) la magia es poder y Rumplestiltskin siempre ha estado obsesionado, además de con los tratos, con el poder.

Ahora las reglas han cambiado, en Storybrooke todos recuerdan quienes son y de donde vienen, la maldición se ha roto pero los personajes siguen atrapados en este lugar. Por otro lado, Gold ha conseguido traer magia algo que aprovechará para llevar a cabo sus elaborados y retorcidos planes pero Regina también sonríe al ver la nube malva atravesar el pueblo a toda velocidad, sabe lo que se avecina, sabe que hay magia y ella, la Reina Malvada, sabe muy bien como usarla.

Cuestiones que me rondan después de la season finale:

-¿Muerto el dragón, muerta Maléfica?
-¿Qué fue de August/Pinocho? ¿Recuperó su forma humana tras convertirse en madera?
-¿Volveremos a ver al Cazador?
- ¿Se acabaron los flashbacks del reino mágico?

El amor, la magia más poderosa

Durante toda la temporada hemos seguido expectantes la evolución de la historia de amor entre Snow y Charming (Blanca y Encantador) o Mary Margaret y David. Ellos parecían ser el centro de la serie porque su amor es el que provoca la ira de la Reina Malvada y la única forma de romper la maldición será Emma, el fruto de ese amor. Ya lo dice Rumpelstiltskin “I'm a fan of true love deary, and more importantly, what it creates.”

Pero no solo ha sido importante la relación entre Mary Margaret y David, la primera temporada nos ha demostrado lo importante que es el amor, el verdadero amor, la única cosa que puede romper cualquier maldición, la magia más poderosa de todas. Al final la maldición se rompió porque Emma reconoce su amor por Henry, el niño que dio en adopción. Cuando el pequeño muere a causa de la tarta envenenada de Regina, Emma destrozada le besa en la frente, ese beso y ese profundo amor consiguen deshacer la maldición. Esta escena entronca con la de Charming besando a Snow en el bosque despertándola de su sueño eterno. El amor triunfa sobre la magia más negra pero también hay amor en el corazón de la alcaldesa, parece imposible pero esta mujer realmente quiere a Henry y está destrozada al comprobar que lo ha perdido para siempre. Parece que el destino de este personaje es perder a aquellos que ama porque en el otro mundo su propia madre acabó con la vida de su novio. Una pérdida irreparable de la que culpa a Snow, de ahí nace su profundo odio hacia la pequeña princesa.

El amor no correspondido es otra de las constantes en la serie, por amor y desamor se hacen muchas cosas. Ya vimos como el Genio de la Lámpara actúa mal cegado por su amor hacia Regina o como Bella y Rumpelstiltskin desarrollan una hermosa relación que se ve frustrada por la intervención de la Reina Malvada. Esta versión del cuento de la Bella y la Bestia dio lugar a uno de los mejores capítulos de la temporada. Aunque seamos claro, cualquier momento o capítulo centrado en Rump/Mr. Gold es, valga la redundancia, oro puro.

Es el amor la base sobre la que se asienta Once Upon a Time, el amor romántico, el amor paternal, el amor entre hermanos. El amor en toda la dimensión de la palabra.

El circo de Rumpelstiltskin

Rump/Mr. Gold, interpretado con exquisita maestría y saber hacer por Robert Carlyle, es el auténtico protagonista de Once Upon a Time. Personaje clave en casi todas las tramas, es el responsable en última instancia de que los personajes de los cuentos de hadas estén atrapados en Storybrooke. Rump ha estado involucrado en la maldición desde antes de que Regina pensara en ella, se ocupó de juntar a Charming y Snow, se desvivió por encontrar un resquicio que le asegurase su cota de poder y lo organizó todo para venir a un mundo sin magia. ¿Por qué? Por Bae, por su hijo perdido, porque Rump nunca cejó en su empeño de recuperarlo y encontró la manera de llegar aquí pero necesitaba poder, necesitaba magia, y ahora también la ha conseguido.

Mr. Gold siempre tiene un trato que ofrecer y un truco que ocultar. Es un personaje fascinante, en ambos mundos, ya sea como el histriónico y letal Rump con todo su poder y todo su dolor o como el silencioso y taimado Mr. Gold, del que no te puedes fiar pero del que no puedes prescindir. Rump ha organizado un circo de tres pistas alrededor de su persona y de su búsqueda personal.

En el final de temporada se ha reencontrado con Bella de nuevo y con ella tiene la posibilidad de ser feliz. El amor podría cambiar a Rump pero si el poder le cegó haciéndole perder a Bae ¿podrá la dulce Bella convertir a la Bestia en hombre?