¡No te pierdas nuestro contenido!

El 13 de abril, apareció un desplegado singular en la sección de Bodas del New York Times. Se trataba del anuncio del final de temporada de "My Little Pony: Friendship is Magic", una serie infantil que se emite en el canal The Hub (antes conocido como Discovery Kids). La publicidad anunciaba el matrimonio de dos personajes (Princess Cadence y Shinning Armor), en una clara parodia a la boda real inglesa. La pregunta es: ¿por qué gastar en un anuncio en esa sección del NYT si se supone que es un programa de dibujos animados dirigido a niñas de 7 a 12 años?

Contrario a lo que parece, no se trató de un error de marketing. Aunque originalmente fue concebida para el público infantil, una gran porción de los seguidores de la serie está compuesta por hombres de 13 a 35 años. En sus dos temporadas de vida, "My Little Pony..." se ha convertido en un fenómeno de Internet, gracias tanto a su planteamiento inteligente como a su respuesta con los fanáticos. ¿Cómo llegó hasta este punto? Hagamos un poco de memoria.

La mano de Lauren Faust

Los seguidores de dibujos animados saben bien quién es Lauren Faust. Ella es esposa de Craig McCraken, creador de dos series con muy buena recepción: The Powerpuff Girls (2001-2004) y Foster's Home for Imaginary Friends (2004-2009); en ambas, se desempeñó como animadora, productora y guionista. En 2010, Hasbro -la compañía dueña de los derechos de My Little Pony- la llamó para el relanzamiento de una serie basada en los juguetes. Faust tomó el reto, a pesar de su escepticismo inicial. La selección de Faust resultó muy atinada, pues decidió darle un aire diferente al show, mucho más enfocado a una serie de aventuras que a su soso antecesor de 1992; y mucho más cercano a su trabajo en Cartoon Network.

Los productores se propusieron hacer una serie enfocada en no sólo en las niñas, sino también en sus padres y madres, con referencias y guiños a otros programas de TV y películas. Entre los cambios que Faust propuso están la introducción de seis personajes protagónicos femeninos con personalidades diferentes, el uso de animales mitológicos como aliados y villanos, y un balance entre un programa infantil de aventuras y uno didáctico. También apostó por una serie animada completamente en Flash, así como someter a retroalimentación pública el diseño de varios personajes en su cuenta en DeviantArt. Así, el show se emitió por primera vez el 10 de octubre de 2010.

El nacimiento de un fenómeno

Cuando salió "My Little Pony", el programa recibió buenas reseñas por parte de diferentes sitios, como Wired. Sin embargo, un par de ensayos críticos sobre la serie desataron la discusión en 4chan, donde rápidamente comenzó a ganar adeptos. Los seguidores de la serie comenzaron a llamarse a sí mismos como 'bronies'. Su actividad fue tal que 4chan llegó a prohibir brevemente los memes relacionados con My Little Pony en el sitio. Al final, el foro recapacitó e incluso destinó su propio espacio (/mlp/) para la discusión.

Los memes de "My Little Pony" han encontrado respuesta en la misma serie, enganchando a los espectadores como parte del programa. Por ejemplo, en el primer episodio aparece un error de animación con un personaje, el cual sale con los ojos estrábicos. El poni fue bautizado en Internet como Derpy (bobo o torpe, en español). Los animadores, en respuesta, no sólo mantuvieron esa característica en el personaje, sino que lo incluyeron como un "huevo de pascua" en episodios subsecuentes. Fue tal su éxito que Hasbro decidió renombrar al juguete con el apodo puesto por los seguidores de la serie.

El impacto de "My Little Pony" en Internet ha sido reconocido por medios como Time, quien consideró a los bronies como uno de los 10 memes de la red en 2011. Para la segunda temporada, la serie incrementó la cantidad de referencias geeks en cada episodio, las cuales han ido desde cómics como X-Men o Spider-man, hasta películas como 2001: An Space Odyssey (o como señala el ejemplo al inicio de este artículo, eventos como la Boda Real). El trabajo de Faust también atrajo a DC, quien la contrató en 2012 para crear "Super Best Friends Forever", una serie de superheroínas (Batgirl, Wonder Woman y Supergirl) enfocada a niñas.

¿Qué ver?

El programa consta de dos temporadas de 26 episodios cada una. En la primera temporada, destacan "Friendship is Magic" (1 y 2), en el que se presentan los personajes; "Winter Wrap Up" (11), sobre los preparativos para recibir la primavera en Ponyville; y "The Cutie Mark Chronicles" (23), en donde se explica un poco sobre el pasado de las seis protagonistas.

En la segunda, destaca otro episodio doble: "The Return of Harmony" (1 y 2), en el que enfrentan al villano Discord; "Luna Eclipsed" (4), el episodio de Halloween de la serie; "Putting Your Hoof Down" (19), sobre asertividad y confianza en sí mismo; "It's About Time" (20), con referencias a películas sobre viajes en el tiempo; y "A Canterlot Wedding" (25 y 26), el season finale de esta temporada.

La serie resulta amena para el espectador adulto, así como muy bien dirigida al público infantil. Es interesante cómo se ha construido todo un fandom alrededor de la mitología del programa; y sobre todo, mirar cómo ciertos productos culturales infantiles (como en su momento, Harry Potter), terminan por hacerse un hueco en el público adulto gracias a Internet. Cierro con las palabras de Alejandro Salas, uno de los bronies mexicanos que ha escrito sobre este fenómeno:

Los bronies forman parte de esta nueva función memética de la internet, un proceso de retroalimentación entre la producción de ideas, la circulación y el compartir, asi que para los que acaban de entrar la manada, bienvenidos, a los que no, igual los queremos.