El día de mañana inicia en Dallas la 12ava ronda de negociaciones de TPPA (*Transpacific Partnership Agreement), un tratado de libre comercio propuesto por E.U.A y negociado junto con Chile, Perú y 6 países más. Este acuerdo pretende, entre otras cosas, endurecer desproporcionadamente las medidas de protección y vigilancia de propiedad intelectual para obtener todo lo que no se consiguió con ACTA... y más.

Al igual que sucedió con ACTA, el contenido ha sido influenciado por las industrias del entretenimiento. Muchas organizaciones como Public Knowledge, EFF y el grupo de académicos legales de InfoJustice están actuando de forma contundente para exigir a la USTR que se transparente el proceso, y además, se inicie un proceso público que permita balancear el capítulo de propiedad intelectual.

Como en el caso de ACTA en México, los negociadores chilenos al parecer iniciaron el proceso de negociación sin informarse debidamente entre las instancias gubernamentales involucradas. La ONG chilena Derechos Digitales, realizó una solicitud de acceso a la información a la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales en relación a las actividades de negociación del gobierno chileno. La respuesta fue:

...no existe registro ni antecedente alguno en nuestra Institución que dé cuenta de las negociaciones que Chile realiza en el Acuerdo de Asociación TransPacífico de Libre Comercio (TPP).

...los funcionarios de Presidencia de la República no participan en negociaciones del TPP, esta institución tampoco ha incurrido en gastos por este concepto, y por lo mismo, no tenemos informes de ninguna naturaleza que entregar.

Las obligaciones que los países negociadores contraerán con la firma de este acuerdo no son poca cosa. El tratado cubre desde las tárifas comerciales para diferentes tipos de productos, medidas de telecomunicaciones, normas laborales y fuertes medidas para extender la protección de marcas registradas, patentes y derechos de autor, así como su vigilancia y protección en el internet.

ALT1040 realizó una pequeña entrevista a el Director de Derechos Digitales, Claudio Ruiz y quien considera que:

Más allá de lo insólito de la respuesta del Gobierno, creo que es demostración de lo confusas de nuestras políticas al respecto. Al mismo tiempo que el presidente de la República afirma que Chile firmará el tratado (cuyo texto y alcance nadie, salvo los negociadores, conoce), la Dirección de Relaciones Internacionales de la Cancillería sostiene el carácter reservado de las negociaciones, la Presidencia declara no tener antecedentes de las mismas.

Un instrumento internacional del calibre de TPP, de acuerdo a los textos filtrados, debiera al menos contar con una política clara respecto de sus contenidos y de los compromisos a los que Chile parece estar comprometiéndose luego de más de dos años de negociaciones. 

ALT: En vísperas de las negociaciones de la próxima semana  ¿Cuál sería el siguiente paso para presionar la transparencia e inclusión de la sociedad civil?

CR: ONG Derechos Digitales y Pro Acceso vamos a insistir por todas las vías judiciales para que se nos entregue información respecto no solo del alcance de las negociaciones sino también de cuales son los beneficios que tendrá para Chile, país que tiene acuerdos de libre comercio con prácticamente todos los países que están negociando el Tratado. Adicionalmente, hemos comenzado conversaciones en el Congreso Nacional para preparar la llegada del texto del tratado haciendo ver las problemáticas consecuencias constitucionales y normativas que el texto del tratado parece suponer. 

En menos de un mes, y en pleno verano, ONG Derechos Digitales juntó más de 6.500 firmas de ciudadanos oponiéndose al TPP, lo que demuestra la preocupación de la ciudadanía por las negociaciones del tratado. Ahora toca seguir insistiendo en que más actores conozcan el texto del tratado y construir instancias no solo de participación sino también de deliberación política. Tenemos esperanzas, además, que el Senado cumpla un rol activo cuando llegue el momento. 

ALT: ¿Hay posibilidades reales para que la sociedad civil influya en las medidas que propone el capítulo de propiedad intelectual de TPP?

CR: Es muy difícil de decirlo sin tener acceso a las negociaciones. De todas formas es importante seguir monitoreando las rondas de negociación (la próxima es en estos días en Dallas donde asistiremos), seguir en contacto con otras organizaciones sociales en Estados Unidos como los amigos de KEI y Public Knowledge y presionar también a nivel local para evitar que este tratado se convierta en un nuevo instrumento internacional que aumente el desequilibrio normativo respecto de los derechos de autor en nuestros países. No necesitamos un nuevo instrumento internacional que aumente los estándares de protección. Necesitamos esfuerzos de nuestros gobiernos para usar la misma fuerza y energía para construir un medio ambiente legal que aumente los estándares de acceso y las condiciones de uso del patrimonio común.

Chile y Perú son los únicos dos países latinoamericanos que participan formalmente en las opacas negociaciones de TPPA, sin embargo, el gobierno mexicano ya ha anunciado abiertamente su interés por unirse al grupo.

El contenido de TPPA, al igual que ACTA, solo se conoce por medio de filtraciones. Es increíble que después de la experiencia de ACTA, los funcionarios públicos no hayan entendido que negociar cualquier tratado o ley que involucra los derechos del público en hoteles y en secreto, solo genera desconfianza hacia nuestros gobiernos y hace polvo --la muy poca-- legitimidad que le queda al marco legal de propiedad intelectual.

A partir de mañana puedes seguir este importante tema vía Twitter a través de los hashtags #TPP y #noTPP y el sitio tppinfo.org

Imagen via TPPWatch