¡No te pierdas nuestro contenido!

Hace unas semanas, el diario británico The Guardian revivió las acusaciones contra Televisa por haber ayudado a varios políticos durante la elección presidencial de 2006. En su reportaje, el periódico señaló a la televisora por haber apoyado el posicionamiento de Enrique Peña Nieto gracias a una cobertura benéfica a su imagen. Televisa intentó desmentir la información, aduciendo que no era confiable y exigiéndole una disculpa pública al diario. Hoy, a menos de una semana de la elección, The Guardian presenta más datos sobre la relación entre la emisora y el candidato presidencial.

Según el reportaje de Jo Tuckerman -autora también de las piezas previas sobre el caso-, The Guardian ha tenido acceso a documentos y testimonios que indican que Televisa creó una unidad especial destinada la promoción de Peña Nieto durante 2009. Esta célula, bautizada con el nombre clave de "Equipo Handcock" (o Hancock, según algunos documentos), habría contratado a terceros para la elaboración de vídeos para publicitar al candidato, así como denostar a sus oponentes políticos. Así mismo, este equipo de trabajo se habría encargado de difundir dichos contenidos a través de correos electrónicos y redes sociales como Facebook, YouTube o Hi5.

Antes de proseguir, un poco de contexto para los lectores extranjeros. En México, las elecciones presidenciales se hacen cada seis años; a la mitad de dicho periodo, se hace una elección para renovar los 500 integrantes de la Cámara de Diputados. En la elección de 2006, el Partido Acción Nacional (PAN) obtuvo la mayoría de los escaños (33.4%), seguido por el PRD (29%) y el PRI (28.2%). Tres años después, en 2009, los comicios dieron la mayoría al PRI (43.6%), mientras que la fuerza del PAN (28%) y del PRD (18.3%) fue disminuida. El triunfo del PRI en la Cámara es considerado como el cimiento de su resurgimiento rumbo a la elección de 2012. La duda que plantea The Guardian es hasta qué punto Televisa influyó para allanar el camino a Enrique Peña Nieto rumbo a la Presidencia. En 2009, el gobernador del Estado de México ya gozaba de una proyección mediática nacional envidiable y se perfilaba para ser el abanderado del PRI.

Según los datos de The Guardian, el Equipo Handcock trabajó con la mayor discreción posible. Una de las fuentes reveló que Televisa pidió que no se utilizara el correo electrónico de la empresa o el IP de las instalaciones de la televisora para enviar mensajes. Además, a las compañías contratadas se les hizo firmar un acuerdo de confidencialidad, en el que se hacían responsables de todas las quejas derivadas de los vídeos realizados.

Entre los nombres que aparecen en el reportaje destaca el de Alejandra Lagunes, actual responsable de la estrategia en redes sociales de Enrique Peña Nieto. El reportaje la señala como uno de los líderes del equipo, al tiempo que se desempeñaba como directora de Televisa Interactive Media. Otro de los personajes referidos es Facundo Gómez, un conductor de TV cuya productora (Zares del Universo) habría firmado un contrato por 1.7 millones de pesos para realizar los vídeos. Facundo aceptó haber producido vídeos para Televisa, pero ninguno con contenido político.

De acuerdo con Tuckerman, las productoras fueron contratadas por una filial de Televisa: Comercio Más, responsable del portal Esmas.com. Algunos contratos están hechos a nombre de Equipo Handcock, mientras que otros responden a Televisa Digital. The Guardian realizó una comprobación entre los vídeos enumerados en el contrato y los que se alojan en YouTube, encontrando coincidencias entre lo descrito en el papel y el material subido a la red. Otra estrategia hallada fue el Concepto Snoopy, a través del cual se desarrolló una serie de seis vídeos para burlarse de los errores del Partido Acción Nacional. Uno de ellos es "El Malo de Toluca", contra Juan Carlos Núñez, candidato por la alcaldía de Toluca (capital de Estado de México):

El reportaje también señala a Blue State Digital, una firma de consultoría en publicidad digital que ha colaborado con Barack Obama en las campañas electorales de 2008 y 2012. En un documento, la firma habría solicitado un pago a la televisora por haber desempeñado "algunas tareas", entre las que destacan reuniones y videoconferencias con el equipo Handcock.

Televisa fue contactada por The Guardian para responder a las acusaciones, pero el vocero canceló la reunión y declinó opinar al respecto. Con las elecciones a punto de celebrarse este domingo, ¿será que la colosal campaña publicitaria alrededor de Peña Nieto surtirá frutos en las casillas? Por lo pronto, las encuestas dicen que sí, pero este 1 de julio todo se decidirá con la participación ciudadana. Hasta entonces sabremos si los mexicanos han decidido confiar su futuro a un político manufacturado por las carretadas de dinero de la televisión.