El iPhone cumple 5 años, fue lanzado un 29 de junio de 2007 ante una inmensa expectativa sobre la visión de Apple de cómo debería funcionar un smartphone y con una industria escéptica hacia los esfuerzos de una compañía que durante años se había dedicado a hacer computadoras y recientemente a hacer reproductores de audio.

Ese escepticismo quedó evidenciado en las reacciones de algunos jugadores claves de la industria de la tecnología. Reacciones que hoy suenan extremadamente tontas pero que en su momento parecían hasta lógicas, como la que tuvo Steven Ballmer cuando le preguntaron por el lanzamiento del iPhone:

Hoy Apple ha vendido unos 250 millones de iPhones y cambió para siempre la industria de la telefonía móvil. También cambió por completo la industria de los dispositivos móviles en general (con el lanzamiento del iPad y la innovación constante en portátiles) logrando cambiar percepciones y modificando hábitos a tantas personas que hoy nos resulta muy difícil pensar en nuestras vidas antes de que el iPhone sea lanzado.

¿Qué tan importante es el iPhone como elemento disruptor de la tecnología y nuestras vidas? Mucho más de lo que nos imaginamos:

iPhone 4S

  1. Rompió el paradigma del hardware como determinador del uso del smartphone y el software como un componente más: Un N95 se vendía como un teléfono para tomar fotos o escuchar música (¡sólo tenía teclado numérico!) y una BlackBerry como un teléfono para trabajar. Con una pantalla táctil grande que realmente responde como uno espera, los usos cambiaban simplemente cambiando de una aplicación a otra.

  2. Fue el primer smartphone el cual las operadoras telefónicas no tuvieron control alguno sobre su funcionamiento: su aspecto, el software pre-instalado y sus restricciones de uso (más alla de las técnicas). El iPhone ha sido, a lo largo de los años, una pesadilla para las operadoras: no hay forma de modificar su software, no hay forma de pre-instalar aplicaciones, no hay forma de modificar cómo usa la red de datos, no hay forma de negar actualizaciones de sistema al usuario, e inclusive los precios de venta en subvención han sido dictados por Apple. Antes de la salida del iPhone, los móviles en muchos casos eran "diseños por comité" en conjunto con las operadoras más grandes y poderosas. Es este el motivo por el cual las operadoras aman Android, porque lo pueden modificar tanto como se necesite, pueden decidir si actualizan el sistema o no (generalmente con poco respeto al cliente final) y pueden pre-instalar aplicaciones.

  3. Creó el ecosistema de aplicaciones móviles: Antes del iPhone, instalar una app en el móvil era bastante complicado. Buscarlo en alguna webs, acceder a una página especial para el móvil en cuestión, descargar el archivo, y, si tenías suerte, se instalaba. ¿Hay que actualizarlo? Tenías que ir a las webs de cada desarrollador y fijarte manualmente si hay nuevas versiones. Apple hizo despegar el ecosistema de aplicaciones al crear una tienda centralizada desde la cual se puede descargar o comprar aplicaciones en un solo click, sin preocuparnos de malware o de dar el número de tarjeta a varios proveedores. Hoy, 7 de cada 10 aplicaciones se desarrollan para iOS. Google (Android), RIM (BlackBerry) y Microsoft (Windows Phone 7) copiaron la estrategia.

  4. El iPhone realmente puso la web en un dispositivo móvil: antes de Mobile Safari, la web que se podía ver en smartphones era una versión descafeinada, pequeña y mal renderizada. Con el iPhone eso cambió y por primera vez se podía ver una página completa, la cual se puede explorar con los dedos, acercar y alejar con gestos y realmente interactuar con ella. Explotó el desarrollo de aplicaciones web para dispositivos móviles y hoy todos los competidores serios intentan ofrecer una experiencia similar a la de Safari. Google tardó casi 5 años en competir de forma decente cuando sacó Chrome para Android.

  5. El iPhone re-definió lo que un dispositivo móvil es: una pantalla multitáctil donde la importancia real la tiene el software, su sistema operativo, la forma en que reacciona a nuestros dedos, una interfaz gráfica nunca antes vista que no necesita de un "stylus". Un dispositivo que se adapta a lo que hacemos porque tiene la capacidad de ejecutar toda clase de aplicaciones. Android tal y como lo conocemos hoy no existiría si Apple no hubiera lanzado el iPhone (Google, antes de copiar a Apple, copiaba a las BlackBerry), Microsoft no re-definiría su estrategia y lanzaría Windows Phone 7, y seguiríamos creyendo que un smartphone es un aparato feo con teclado de plástico que solamente sirve para mandar emails y chatear desde el "BB Messenger".

Los móviles antes y después del iPhone

Los teléfonos móviles antes del iPhone y después del iPhone