¡No te pierdas nuestro contenido!

Ya han pasado unos meses desde que Amazon entrase en España con munición pesada en el campo de los libros electrónicos, y mostrase a la industria editorial que hay mucho futuro en la venta de ebooks. Su primer Kindle lanzado en este país, el más básico, llamado Kindle de cuarta generación, fue líder de ventas en las pasadas navidades, con más de 4 millones de unidades vendidas sólo en diciembre.

Después de este debut, en abril se anunciaron otros modelos de la tablet de Amazon: Kindle Touch y Kindle Touch 3G, las versiones con pantalla táctil. La apuesta de Amazon pasa por dar al usuario la experiencia gestual de uso de un dispositivo como Kindle, que siempre ha estado en un plano diferente al de las tablets de otras marcas al denominarse como un lector electrónico. Los precios en España son de 129 euros (161 dólares) para el Kindle Touch y 189 euros (236 dólares) para el Kindle Touch 3G.

La pregunta es si realmente la existencia de una pantalla táctil cambia tanto la usabilidad de un lector como Kindle. O por lo menos tanto como para que justifique la diferencia de precio entre la versión básica (99 euros, 123 dólares) y la táctil. Veremos esto a lo largo de esta reseña, donde analizaremos con detalle las diferencias y nuevas funcionalidades del Kindle Touch y el Kindle Touch 3G.

Touch: todo está en la pantalla

En el año de la pantalla retina, parece que toda pantalla tiene que ser táctil o sentimos que vivimos en el pasado. Sin entrar en comparaciones entre marcas, es notable cómo las pantallas táctiles han cambiado nuestros hábitos y gestos en poco tiempo. Podemos verlo en muchos niños que tocan los televisores apenas los ven. Con el Kindle específicamente a muchos nos pasó, yo incluida, que cuando tomamos por primera vez el Kindle básico, tocamos la pantalla intuitivamente. Y claro, el Kindle, por lo menos en mi caso, fue el único dispositivo portátil que usaba a diario y que no tenía pantalla táctil.

El nuevo Kindle Touch es bastante similar al Kindle 4 en tamaño, peso y proporciones. La principal característica que lo diferencia es la cualidad táctil de su pantalla y también lo que más expectativas genera: ¿realmente justifica la pantalla Touch la diferencia de precio? ¿Necesitamos una pantalla táctil en un lector electrónico?

Debemos decir que el scrolling está bien logrado en la pantalla del Kindle: teniendo en cuenta que no estamos ante una pantalla capacitiva, la transición es suave y la deja leer de forma cómoda.

La mayoría de tablets y smartphones tienen una capa táctil capacitiva, es la que encontramos en el iPhone, en dispositivos de Android y también en algunas BlackBerry. Esta capa tiene el efecto de aumentar el brillo y en el caso de los Kindle, oscurecer la pantalla blanco y negro, por lo que Kindle decidió usar otra tecnología para lo mismo.

Este Kindle, al igual que el básico, tiene la misma pantalla tipo E Ink de 6 pulgadas, con resolución de 600x800 píxeles, reflectante para poder leer con claridad incluso bajo la luz del sol, por lo que esa experiencia tan parecida al papel se conserva. Pero en el Kindle Touch, a través de sensores infrarrojos alojados en el borde de la pantalla se detecta cuando el usuario toca un punto de la superficie, por lo que la sensación no es de "pulsar" la pantalla, sino simplemente de rozarla para interactuar. Algo muy cómodo por ejemplo para seleccionar texto.

Para poder alojar estos sensores fue necesario hacer un borde más profundo alrededor de la pantalla, lo que es una de las principales diferencias con el Kindle básico. También es un poco más ancho, más alto y más grueso, y pesa 50 gramos más en el modelo con Wi-Fi y 60 gramos más en el modelo 3G.

Experiencia de uso

Cuando reseñé el Kindle de cuarta generación no pude ocultar mi satisfacción con un nuevo dispositivo que me devolvió la concentración al leer. Que es maravilloso por ser como tiene que ser la tecnología: invisible pero útil. Al punto que cuando no la tengas la necesites, pero mientras la uses, el dispositivo no distraiga tu atención sino que te permita hacer mejor lo que tienes que hacer, y en el caso del Kindle esto es leer.

Aquí llegamos a uno de los principales problemas que tengo con el Kindle Touch y es que su objetivo declarado a todas luces es que puedas pasar las páginas con una sola mano mientras lees, gracias a una tecnología explícitamente llamada EasyReach. Y esto es posible, pero siempre que la sostengas con la mano derecha y siempre vayas hacia adelante en el libro. De lo contrario tendrás que usar las dos manos. ¿Por qué? Pues sosteniéndolo con la mano derecha, mi dedo no alcanza la zona donde hay que pulsar para que la página vuelva atrás. Y eso que no voy a entrar a contarles que soy zurda porque no somos mayoría.

En mi opinión, por querer quitar todos los botones, se llevaron por delante esas dos aletas pequeñísimas que tiene el Kindle básico a ambos lados y que bellamente permiten pasar páginas para adelante y para atrás con cualquiera de las dos manos con que sostengas el dispositivo.

Teclado virtual

Uno de los puntos fuertes del Kindle Touch es el teclado virtual, lo que por otro lado es esperable si lo que vendes en este modelo es la comodidad de una pantalla táctil. Si realmente usas mucho el teclado en tu lector electrónico, si no sólo lees sino que te gusta escribir y poner muchas notas, entonces probablemente el Kindle Touch sí haga la diferencia para ti.

El teclado virtual funciona con agilidad, la sensibilidad es buena y permite "teclear" sorprendentemente rápido cuando te acostumbras. Por el contrario, si quieres un Kindle preferentemente para leer o si tu actividad de escritura se desarrolla en otros dispositivos, sólo por esta característica probablemente el Kindle Touch no sea tu opción.

El botón "Home"

El Kindle Touch ha recortado drásticamente la cantidad de botones, dejando sólo dos. Uno es el botón de encendido y otro el botón de Home, esa referencia física constante. Ese faro que nos guía cuando estamos perdidos en algún menú y ya no sabemos cómo volver. No importa dónde estés, con el botón Home volverás a la lista de tus ebooks, como si miraras la biblioteca de tu salón y te sintieras en un lugar seguro.

Funciones y menús

Se mantienen prácticamente las mismas funciones que en el Kindle 4, pero ahora manejadas a través de la pantalla táctil.

Pulsando la zona superior de la pantalla aparece un buscador, un acceso a la tienda Kindle y un menú de opciones. Los menús son contextuales, es decir que cambian dependiendo en la pantalla en la que estés. Durante la lectura de un libro aparece otro menú en la parte inferior de la pantalla, donde podemos configurar el tamaño del texto, y tenemos la función "Ir a" para navegar entre páginas. También hay una opción "X-Ray" que explora entre los contenidos de todo el libro. Si la función no está disponible para ese libro, se muestra el botón Sincronizar, que sincroniza el punto en el que estás leyendo con otros dispositivos y aplicaciones Kindle.

Cuando estás escuchando un audiolibro, en la parte inferior aparecen las opciones de avanzar, retroceder y otras de sonido para controlar su reproducción.

Audio

Una de las novedades de este Kindle es la función de audio que incorpora. Mediante un conector para auriculares y unos altavoces situados detrás, permite habilitar algunas funciones:

  • Música de fondo: Transfiriendo archivos MP3 desde el ordenador a la carpeta música del Kindle
  • Audiolibros: No está disponible para muchos de los libros publicados, sólo para aquellos cuyos titulares de derechos lo permitan.
  • Texto a voz: Contenido leído en voz alta mediante esta función, aunque hay que decir que aún en español (¿aún?) suena un poco robótico.

Funcionalidades experimentales

Precisamente dos de las que Amazon llama "Funcionalidades experimentales" en el Kindle, están relacionadas con el audio: el reproductor MP3 y la función de Texto a voz.

La otra función es la navegación web. Kindle Touch 3G es uno de los pocos lectores de ebooks que incorpora conexión 3G y en este caso no se necesita pagar por la conexión: Amazon corre con los gastos para descarga de libros y la navegación web, que va bastante rápida. También se conecta via Wi-Fi cuando hay redes disponibles.

En España, las funciones disponibles en Kindle son además de la lectura, la de texto a voz y los diccionarios. En otros países trae juegos y tiene otras opciones, como la de tomar prestados libros de las bibliotecas públicas, con una disponibilidad de más de 11.000 bibliotecas en Estados Unidos.

Batería y carga

Otra de las ventajas de este Kindle sobre modelos anteriores es la duración de la batería, que se extiende hasta 2 meses. Se carga con un cable USB (incluido) a través de una conexión micro-USB conectándolo directamente a un ordenador. También puede cargarse en una toma de corriente comprando un adaptador de CA para el USB que se vende por separado.

¿Cuál elijo? Diferencias con el Kindle 4ta Generación

A primera vista las diferencias no son muy grandes y los dos modelos son prácticamente iguales. Quizás por eso es necesario hacer la comparación con el otro modelo disponible en Amazon.es para quien está pensando en comprarse uno. ¿Por qué debería pagar 90 euros más por el Kindle Touch? La pantalla es el "feature" más importante pero no es la única diferencia.

Peso y tamaño: El Kindle Touch es 43 o 50 gramos más pesado que el Kindle de cuarta generación según sea el modelo 3G o no, y 15 mm más grueso. También es un poquito más grande: 0,70 cm más de largo y 0,60 de ancho. No es mucha la diferencia y el lector sigue siendo muy cómodo de llevar a diario.

Memoria: A cambio el Kindle Touch ofrece más espacio interno para libros, y dobla los 2Gb que ofrecía el Kindle básico, llegando a los 4Gb de almacenamiento.

Duración de batería: El nuevo Kindle dice ofrecer 2 meses de duración de batería en una sola carga. Realmente yo con un mes de duración estaba feliz, no me parece una ventaja diferencial. Como decían en algún sitio que no recuerdo, el problema va a ser encontrar el cargador después de tanto tiempo sin cargarlo.

Audio: Esta es otra de las grandes novedades del Kindle Touch pero creo que se ha quedado a mitad de camino. El poder escuchar música en el Kindle sin tener que cargar otro dispositivo sería una buena idea si el Kindle fuera ya un dispositivo para la música. Yo no dejaré de cargar la música en mi teléfono o mi iPod, con lo que tendré que estar preocupándome de cargar música en varios dispositivos que no se sincronizan. Es de esas ideas que parecen buenas pero que a mí en la práctica no me funciona y al final prefiero terminar leyendo sin música que preocuparme de estar cargando música en varios dispositivos.

Lo que sí me parece muy buena idea es la función de audiolibro que incorpora el audio. Pensemos en la cantidad de gente que por una causa u otra no pueden leer en ciertos momentos pero que podrían consumir libros de esta manera (personas con problemas en la visión, ambientes oscuros, o personas que hacen deporte por ejemplo). Pero lamentablemente esto se ha quedado en una buena idea porque la voz que nos lee los libros es ese sonido tan metalizado propio de robots, que aún no logra ser agradable, por lo menos en español. Una pena pero esperamos que mejore en próximas versiones.

Pantalla: Hay muchas expectativas puestas en la pantalla de un Kindle cuando es la primera vez que se hace táctil, y Kindle no las defrauda. La pantalla, siendo en blanco y negro y con ese toque tan deliciosamente retro que siempre tuvo Kindle, responde correctamente. Es asombrosamente ágil y mantiene la misma apariencia del texto a la que nos acostumbró el Kindle básico. Al pasar páginas noté que era ligerísimamente más lento, pero esto no llega a representar ninguna desventaja.

Especificaciones del Kindle Touch

  • Pantalla: Pantalla de tipo E Ink de 6 pulgadas, resolución de 600 x 800 píxeles, escala de grises en 16 niveles.
  • Tamaño: 172 mm x 120 mm x 10,1 mm
  • Peso Kindle Touch 216 gramos, Kindle Touch 3G 222 gramos.
  • Almacenamiento: 4 Gb de almacenamiento interno, con 3Gb disponibles para el usuario
  • Audio: Toma estéreo de auriculares de 3,5 mm y altavoces incorporados.
  • Alimentación: Adaptador de corriente alterna (se vende por separado) y batería recargable de polímero-litio.
  • Conectividad: USB 2.0. Módem inalámbrico 802,11b/g/n en Kindle con tecnología inalámbrica internacional.

Conclusión

6/10

Cuando reseñé el Kindle de cuarta generación en Gizmología, y después de un par de libros leídos, me costaba no mostrar mi entusiasmo por un gadget que me devolvió a los libros. En ese momento lo que me hizo recomendarlo fue la simplicidad y eficacia de sus prestaciones. ¿Es una tablet? No. ¿Es un teléfono? No. Es un dispositivo para leer. Y hace que leas. Punto. Hace que te olvides del dispositivo y te sumerjas en el libro. Eso es mágico, eso son los libros y eso es lo que adoro de Kindle.

Cuando aparece el Kindle Touch yo me preguntaba qué podía tener para mejorar mi experiencia de uso de un lector electrónico. La pantalla es buena, la función táctil está muy lograda y realmente se puede escribir bien en su teclado. Pero yo no quiero escribir largo en un Kindle, ya tengo otros dispositivos para eso, yo quiero usar el Kindle para leer. Para dar vuelta la página tengo que tocar la pantalla y no un botón, no es una diferencia significativa. El audio, como decía arriba, también me parece una buena idea, pero en la práctica no está logrado.

Amazon aún no logra convencerme que gaste 30 o 90 euros más para no elegir su modelo básico. Y el problema es que no es que el Kindle Touch sea mal producto, sino que el Kindle básico ya es muy bueno. Y Kindle Touch con o sin 3G por suerte sigue teniendo lo mejor que tenía el Kindle de cuarta generación: la experiencia de lectura y la transferencia inmediata, automática, impulsiva de libros con sólo tocar un botón en la tienda.

Galería­ de imágenes