¡No te pierdas nuestro contenido!

90508-N-2821G-146 ATLANTIC OCEAN (May 8, 2009) - The Northrop Grumman Corporation-developed Unmanned Aerial Vehicle MQ-8B Fire Scout hovers over the flight deck of the guided-missile frigate USS McInerney (FFG 8), while the ship sails in the Atlantic Ocean. McInerney is preparing for an upcoming counter-illicit trafficking deployment to Latin America, where the ship is scheduled to use Fire Scout to assist with counter-drug operations. (U.S. Navy photo by Mass Communication Specialist 2nd Class Alan Gragg/Released)

Uno de los recursos más utilizados por las fuerzas armadas de Estados Unidos en sus operaciones son sus drones, es decir, su flota de aviones no tripulados (Predator, Reaper, Avenger, etc) con los que realizan misiones de vigilancia y ataque sin poner en peligro la vida de sus pilotos (que controlan los aviones desde bases que están a miles de kilómetros de distancia). El año pasado, la flota de aviones no tripulados de la Fuerza Aérea de Estados Unidos tuvo que ser puesta en tierra cuando se detectó en una de las bases de control que los sistemas habían sido infectados por malware (concretamente un keylogger) que tenía como origen un disco duro portátil infectado con un virus vinculado al juego Mafia Wars. Tras este bochornoso agujero de seguridad, la Marina de Estados Unidos ha decidido no caer en los mismos riesgos y ha tomado una decisión bastante interesante: el control de su flota de drones funcionará con Linux.

La Marina de Estados Unidos cuenta en su haber con una flota de "helicópteros no tripulados" conocidos como MQ-8 Fire Scout orientado a misiones de reconocimiento y de apoyo para la detección de objetivos (por ejemplo, marcándolos con láser para guiar a las bombas inteligentes de la aviación naval). Tras el incidente de la Fuerza Aérea que puso sobre la mesa el uso de sistemas basados en Windows, sus vulnerabilidades y el mal uso por parte de los operadores; la Marina de Estados Unidos ha decidido optar por un escenario distinto y minimizar el impacto de un hipotético mal uso por parte de sus efectivos así que va a emprender un proyecto para migrar a Linux los sistemas de control de sus drones.

El contrato de migración tiene asignado un presupuesto cercano a los 28 millones de dólares y ha sido adjudicado al contratista Raytheon Intelligence and Information Systems que desarrollará una distribución Linux específica para este tipo de sistemas que deberá estar desplegada por completo antes del mes de febrero del año 2014 (y es de suponer que la seguridad será uno de los factores característicos de esta versión especial de Linux)

¿Un movimiento lógico? Bajo mi punto de vista, diría que es un movimiento de lo más lógico y, seguramente, veamos movimientos similares a corto y medio plazo puesto que el Departamento de Defensa de Estados Unidos ha desarrollado una serie de pautas y guías para la adopción de Linux dentro de sus sistemas de información. Reconozco que hace un año, cuando conocí el caso, me llamó mucho la atención que en algo tan crítico como el control de un dron (con capacidades tácticas) hubiese sido víctima de un malware destinado a usuarios con algo menos concienciados en materia de seguridad.

Imagen: Wikipedia