¡No te pierdas nuestro contenido!


Que una compañía como Google emita sus informes de transparencia debería ser objeto de alabanzas a la vista de que en la práctica muy pocas empresas nos ofrecen esta posibilidad. No así para la RIAA, quién tras el informe de hace unos días ataca a Google. A su juicio, "no hace lo suficiente por el problema de la piratería".

Y es que la RIAA habla de unos informes engañosos ya que Google limita el número de peticiones de derribo que una empresa puede hacer.

Las estadísticas que os mostrábamos hace unos días nos indicaban que Microsoft era la empresa con mayor número de peticiones con un total de 2.544.209 URLs a eliminar de los resultados de búsquedas de Google. Peticiones todas por supuesta infracción del copyright, ya sea por archivos alojados o por enlazar a archivos de BitTorrent.

Este año la RIAA quedó en tercer lugar de este tipo de peticiones con 439.546 URLs, justo detrás de NBC Universal con 1.054.843. Aún así, a juicio de la RIAA este resultado es engañoso. El vicepresidente de la organización Brad Buckles escribió ayer sobre el informe hablando sobre la posición de la RIAA al respecto:

Con el fin de notificar a Google una infracción, primero tienes que encontrar la infracción. Sin embargo, Google pone límites artificiales en el número de consultas que pueden hacer los propietarios de los derechos de autor para identificar las infracciones. Estos límites disminuyen significativamente la utilidad de Google dada la vasta naturaleza del problema de la piratería hoy en día y el número de títulos que nosotros tratamos de proteger.

Para la RIAA por tanto los límites que impone Google están por debajo del número real de enlaces que infringen los derechos de autor:

Google dice que ha recibido peticiones para retirar 1,2 millones de enlaces de 1.000 propietarios de derechos de autor en un mes. Tengan en cuenta que Google ha identificado casi 5 millones de nuevos enlaces publicados sólo en el mes pasado.

En efecto, las limitaciones que Google ha puesto en las herramientas para disuadir las infracciones están muy por debajo de lo necesario para identificar a los infractores. Google tiene los recursos para actuar de forma más clara contra la piratería.

Buckle no se queda ahí. El hombre concluye que el gigante de búsquedas debe levantar las restricciones de manera que no sólo sean URLs las eliminadas del buscador, sino eliminar también de los resultados aquellas web que tengan una infracción de una sola canción en particular cuando sea solicitada por la RIAA:

Con el fin de abordar realmente el problema, Google tiene que tomar un compromiso en la lucha contra la piratería más en serio, eliminando los límites de consultas y derribando cualquier lugar que contenga cualquier fichero infractor.

Difícil planteamiento dirigido a una compañía que recibe alrededor de 250.000 peticiones cada semana y que sólo en el mes pasado procesó más de 1,2 millones de solicitudes con una respuesta de promedio a las peticiones de 11 horas.