Corning, la empresa que revolucionó el mercado con el cristal resistente a los golpes utilizado en smartphones como el iPhone (Gorilla Glass), acaba de anunciar la creación de un nuevo tipo de cristal flexible, tanto, que es capaz de enrollarse como si fuera un plástico. Willow Glass podría convertirse en su próximo hito.

Las características que podemos apreciar en el vídeo nos muestran un cristal de tan sólo 100 micrómetros de grosor, muy fuerte y totalmente flexible. Desde Corning hablan de un producto que podría ser adaptado por el resto de fabricantes tal y como lo hiciera Gorilla Glass (cuenta actualmente con 35 fabricantes). Su resistencia estaría cerca de la conseguida con Gorilla Glass con la particularidad de tener las "propiedades" de un plástico.

¿Y para qué podría ser utilizada? La compañía habla de una gran gama de posibilidades empezando por todo tipo de fundas para gadgets. Pensemos que tratándose de un cristal con las características flexibles de un plástico, nos garantizarían mantener la misma apariencia a la vez que salvaguardarían los aparatos ante posibles golpes o ralladuras. Otra de las funciones sería la de mejorar las características de los dispositivos, lo haría mejorando el peso o incluso el grosor.

No sólo eso, desde Corning hablan de unos primeros tests a fabricantes con el fin de mejorar el producto. Willow Glass podría llegar a ser utilizada en la construcción de tecnología de iluminación o incluso en paneles solares