¡No te pierdas nuestro contenido!

El 71% de la superficie de nuestro planeta, la Tierra, está cubierto por agua tanto dulce (ríos y lagos) como salada (mares y océanos) formando lo que se conoce como la hidrosfera. Cómo se formaron los océanos es una de las grandes preguntas que llevan haciéndose los científicos desde hace bastante tiempo y, hasta la fecha, no hay una teoría que lo explique. Cuando se formó el planeta, la Tierra era una masa de magma en la que no era posible que se formase agua y, en todo caso, ésta se evaporaría; ¿entonces? ¿cómo se formaron los mares y océanos? Según un estudio publicado en la revista Science, el agua podría haber llegado gracias a los asteroides que impactaron en la superficie terrestre.

Meteorito Tierra

Hasta ahora, las dos teorías que manejaban los científicos atribuían el origen del agua de la Tierra o bien a los cometas o bien a los asteroides, una tesis que se ve apoyada por el estudio publicado por Conel Alexander y su equipo de la Institución Carnegie para la Ciencia. Tras estudiar la composición de 86 restos de meteorito de gran antigüedad, el equipo de investigación encontró trazas de hidrógeno y nitrógeno que casaban con los compuestos del agua de la Tierra.

Según estas trazas, los meteoritos que impactaron en la Tierra hace 3.900 millones de años (en el último gran bombardeo) podrían haber traído el agua a nuestro planeta. ¿Y cómo llegó el agua en los meteoritos? Tal y como apuntan múltiples estudios (incluyendo alguno de la NASA), los meteoritos que impactaron en la Tierra traían consigo hielo que al impactar sobre la superficie terrestre liberaron el agua que sirvió para llenar los océanos o gran parte de éstos.

Si a esta explicación le sumamos la presencia de hielo en otros planetas y, tal y como indican algunos estudios, en la Luna; la tesis del origen extraterrestre cada vez se sostiene más entre los científicos aunque cada vez son más las voces que apuntan a que, quizás, el origen de los actuales mares y océanos fue mixto y cabe la posibilidad de múltiples fenómenos.

Imagen: Redorbit