¡No te pierdas nuestro contenido!

Sin palabras. El Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual ha confirmado que México acaba de firmar ACTA en Japón. Así, desoyendo por completo la voluntad del pueblo mexicano, el gobierno de Felipe Calderón ha decidido suscribir el tratado. No ha importado la oposición del Senado ni la abrumadora respuesta pública. No importó el grupo de trabajo, ni las sesiones, ni el trabajo de cientos de personas. El gobierno federal lo ha mandado al diablo, sin miramientos. ACTA está de vuelta.

Comparto completo el comunicado del IMPI:

Con la finalidad de combatir de manera más eficiente el problema de falsificación y piratería en materia de marcas, invenciones, obras intelectuales y artísticas, México firmó el día de hoy el Acuerdo Comercial contra la Falsificación (ACTA) ante el Gobierno Japonés, depositario del Acuerdo.

Este Acuerdo, firmado por el Embajador de México en Japón, Claude Heller, establece un marco general internacional con el fin de detener el comercio ilegal de productos piratas y/o falsificados, incluyendo su distribución masiva por medios digitales.

México, comprometido con fortalecer su Estado de Derecho y con promover su crecimiento económico, se une a Australia, Canadá, Corea, Estados Unidos, Japón, Marruecos, Nueva Zelanda, Singapur y la Unión Europea en la firma de este instrumento.

El ACTA pretende una mejor protección internacional de los derechos de propiedad intelectual de los mexicanos, atraer nuevas inversiones, asegurar las fuentes de trabajo ya existentes e incrementar la creación de empleos formales, así como fomentar la creatividad, la innovación y la competitividad de nuestras empresas.

El ACTA surge en momentos en que México enfrenta un grave problema de falsificación de marcas y de piratería en distintas ramas industriales, que involucra desde prendas de vestir, calzado deportivo, música y cinematografía hasta productos que atentan contra la salud y seguridad de los consumidores, tales como medicamentos, bebidas alcohólicas, tabaco y autopartes.

En 2011 el Foro Económico Mundial señaló que el valor del comercio ilegal asciende a 1.3 billones de dólares y, de este universo, los rubros relacionados directamente con la Propiedad Intelectual se ubican en el orden de 360 mmdd, siendo la falsificación de medicamentos la más elevada con 200 mmdd.

El ACTA provee un marco general de buenas prácticas de observancia y cooperación internacional que protege los trabajos, la creatividad, las exportaciones y el bienestar de los mexicanos, y se constituye en un instrumento equitativo y razonable frente a otros derechos.

El ACTA no violenta los derechos humanos reconocidos por nuestra Constitución y por los Tratados Internacionales de los que México es parte.

El Estado deberá ceñirse además, a la legislación secundaria que el Congreso de la Unión emita en la materia, donde se reforzará la observancia y respeto irrestricto a dichos derechos fundamentales, tales como la libertad de expresión, el derecho a la legalidad, la privacidad de datos, el debido proceso y el acceso a la información y a la cultura.

En este sentido, la firma del ACTA es un firme mensaje del Gobierno Federal para que se siga discutiendo con el poder legislativo la efectiva protección de las marcas, invenciones y creaciones de los mexicanos, así como la implementación del Acuerdo, asegurando que estas garantías individuales no sean, en ningún caso, vulneradas ni transgredidas.

Por tanto, la aplicación del ACTA no generará un ambiente de vigilancia o monitoreo a las actividades que se realizan cotidianamente en plataformas como Internet, ni para revisar o incautar equipos de cómputo ni reproductores personales de audio o video.

No sé ni por dónde comenzar. El comunicado incluye una sarta de mentiras sobre los supuestos beneficios de suscribir el ACTA. Me asusta que se haya sido firmado por parte del gobierno mexicano, demostrando una unilateralidad y soberbia espeluznantes -y además, instando a adecuar las leyes a modo para la adopción del acuerdo-. Hay mucho en contra. El tema de medicamentos genéricos, por ejemplo, es uno de los capítulos más sensibles. Ni se diga sobre las partes que refieren a la vigilancia, los castigos por violación al copyright, la vulneración de la libertad de expresión. Es demasiado abrumador para comentarlo en estas pocas líneas. En serio, estoy en shock. Lo peor, creo se resume en la hipocresía de esta frase: "el ACTA no violenta los derechos humanos reconocidos por nuestra Constitución".

¿Qué sigue? Falta que el Senado apruebe la suscripción al tratado. Sí, la misma instancia donde hace meses, un grupo de trabajo de legisladores, expertos y sociedad civil se unieron para declarar a ACTA como inconstitucional. Sí, el mismo organismo que declaró su rechazo total al acuerdo, que exigió al presidente Calderón abandonar las negociaciones. Sin embargo, no le corresponderá a esta legislatura decidir sobre el tema. No. Calderón ha cometido una fechoría flagrante: decidir de último minuto para que sea el Senado entrante (ése que fue recién electo en una elección plagada de irregularidades) quien apruebe o rechace la firma.

Calderón nunca ocultó sus intenciones. Primero le ofreció a Barack Obama adecuar las legislaciones mexicanas para garantizar la protección al copyright. Después, Bruno Ferrari presumió las negociaciones de México en el TPP, otro monstruo gestado en la oscuridad cuya intención es velar por los intereses de los más poderosos. Ahora, así, en un acto irresponsable y altanero, deshace todo el trabajo del Senado anterior y pone en bandeja de plata la aprobación para el siguiente sexenio.

Se vienen tiempos difíciles. Muy difíciles.