Luis Fernando García (@tumbolian), abogado especialista en Derechos Humanos, ha publicado en su cuenta de Twitter la serie de pasos que se requieren para que ACTA sea aprobado (o rechazado) en México. Como ya se ha dicho anteriormente, aún falta que el Senado apruebe o rechace la firma del acuerdo. ¿Cómo es este proceso? ¿Es el único mecanismo para detenerlo? De acuerdo con García, ésta es la ruta que viene:

Paso 1. El Poder Ejecutivo debe enviar un informe al Senado en las siguientes semanas. Dicho informe debe incluir:

  • Un escrito con todas las acciones administrativas para aplicar los objetivos que correspondan conforme al tratado de que se trate;
  • Una explicación de cómo la aprobación del tratado afectará las leyes y reglamentos de México;
  • Los rubros que México concedió durante la negociación;
  • La forma en que se cumplirán los objetivos que correspondan conforme al tratado firmado;
  • La manera en que el tratado cumple con los intereses de México y;
  • Las reservas que los países miembros del tratado establecieron y las razones.

Paso 2. La mesa directiva del Senado enviará el acuerdo a las comisiones (por definir). Debido a los tiempos, es casi seguro que este trabajo recaerá en los nuevos integrantes del Senado, electos el 1 de julio, quienes tomarán posesión el 1 de septiembre. También hay que estar pendientes de cómo se conforman las distintas comisiones de esta nueva Legislatura.

Paso 3. Los miembros de las comisiones discutirán ACTA, para al final, entregar un dictamen de aprobación o rechazo. Este dictamen se envía al pleno del Senado.

Paso 4. El pleno del Senado votará a favor o en contra del dictamen (sea éste de aprobación o rechazo). Aquí hay varios escenarios:

  • Que el pleno vote en contra del dictamen, con lo cual regresará a las comisiones.
  • Que el pleno vote a favor del dictamen, con un resultado aprobatorio para ACTA
  • Que el pleno vote a favor del dictamen, con un resultado de rechazo al ACTA

Paso 5. Si el pleno del Senado vota a favor del dictamen de rechazo a ACTA, ¡felicidades, no más acuerdo! Si el pleno del Senado vota a favor del dictamen de aprobación de ACTA, se manda al Ejecutivo para que ratifique y se publique en el Diario Oficial de la Federación.

Paso 6. Ya publicado en el Diario Oficial, se puede interponer un recurso de inconstitucionalidad (como se hizo con las reformas de la Ley de Geolocalización). Este recurso lo pueden utilizar la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, la Procuraduría General de la República o el 33% del Senado. En ese caso, la siguiente instancia es la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Paso 7. Si se llega a este punto, será la Corte quien decida si ACTA es inconstitucional. De ser así, México no podría suscribir el acuerdo.

Como vemos, el camino aún es largo. Afortunadamente, hay mecanismos para detener la adopción del acuerdo -primero, el Senado; después, los tribunales-. Veremos en unas semanas cuál es el panorama que queda, una vez que conozcamos las conformación exactas de las comisiones y le pongamos nombre, apellido y rostro a los legisladores que tendrán la discusión en sus manos.