¡No te pierdas nuestro contenido!

Los rumores de la salida de Alejandro Quintero, vicepresidente de comercialización y marketing de Grupo Televisa, siguen apareciendo con fuerza. Esta vez, la activista Maite Azuela difundió en Twitter que Quintero habría sido despedido por Emilio Azcárraga debido al escándalo de las ventas irregulares de publicidad de TV Promo. Esta compañía, de la cual es accionista Quintero, se encarga de reventa de espacios en Televisa, lo que le permite ser intermediario en operaciones entre la compañía de medios y los anunciantes.

Si el nombre de Quintero les produce un dèja-vu, es porque estuvo muy presente en los medios en las semanas previas a la elección del 1 de julio, cuando el diario británico The Guardian lo señaló como uno de los responsables de la campaña a favor de Enrique Peña Nieto durante su mandato en Estado de México. La investigación de The Guardian salió el 8 de junio, lo que provocó que en los días subsecuentes aparecieran más revelaciones, como los cables difundidos por WikiLeaks que evidenciaban la relación entre Televisa y Peña Nieto. El 12 de junio, Reforma señaló que Quintero revendía espacios publicitarios a través de TV Promo, información revelada por la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) en un reporte:

"TV Promo actúa como licenciatura de Televisa para el uso y explotación de ciertas imágenes y/o marcas registradas de programas y telenovelas producidas por Televisa, y produce campañas promocionales y eventos para Televisa y para algunos de sus clientes", explica el informe. (...) "Estas empresas pagan tarifas aplicables a anunciantes que compran servicios de publicidad disponibles no vendidos, que son más bajas que las tarifas que pagan los anunciantes que compran espacios por adelantado o con tarifas regulares".

Entonces, ¿qué ocurre? El periodista Jenaro Villamil explicó que las irregularidad en las operaciones de TV Promo podrían atraer la atención de la SEC para iniciar una investigación. Esta situación tendría muy enfadados a los inversionistas de Televisa en Estados Unidos, entorpeciendo los planes de Azcárraga para ganar terreno en dicho país a través de sus operaciones con Univisión -empresa de la cual posee 5% de las acciones desde 2010-.

Así, el rumor de la salida de Quintero cobró fuerza, ya que parte de esta triangulación de negocios de publicidad se habría empleado para la campaña a favor de Peña Nieto. Es más, se dice que Quintero habría continuando con sus labores durante la campaña electoral con ayuda del productor Pedro Torres y de la experta en marketing Ana María Olabuenaga (otro dèja vu: el nombre de Olabuenaga fue vinculado por The Guardian al posicionamiento de Peña Nieto como gobernador). Al final, las operaciones de Quintero se habrían tornado peligrosas para los planes económicos de Televisa y eso justificaría su salida.

La revelación de Azuela no ha sido confirmada por la empresa, pero trasciende que la posición de Quintero sería otorgada a Isaac Lee, director de noticias de Univisión (aunque el mismo Lee ya ha salido a negar el nombramiento). Mientras otros medios han desmentido que el despido se haya realizado, lo único cierto es que hay demasiadas coincidencias y especulaciones como para no incitar a la duda. ¿Seguirá Quintero en su puesto? Yo digo que sí... hasta que a Televisa ya le sea demasiado incómodo de mantener.