¡No te pierdas nuestro contenido!

Bajo el lema "Comparte una historia, prevén la violencia", una organización en Macedonia ha presentado React!, una plataforma colectiva que permite denunciar la violencia contra mujeres en espacios públicos de Skopje, la capital de ese país. El sitio fue creado con colaboración de la Entidad de la ONU para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de la Mujer (también conocida como ONU Mujeres). El objetivo de React! es generar datos que permitan crear políticas públicas para evitar este tipo de actos violentos.

A través de React!, los usuarios -principalmente, mujeres- podrán compartir de forma anónima sus historias y testimonios, hayan sido víctimas de violencia de género u observado algún suceso de esta naturaleza. React! genera un mapa en el que cada testimonio es relacionado con un espacio público. La ventaja de que la información que se comparte sea anónima es que permite obtener datos que difícilmente son recabados por otros métodos. Cobijada bajo una identidad incógnita, la víctima tiene más libertad para expresar su historia y no se siente señalada por denunciar.

La idea es fantástica. Imaginen un poco lo que hace Foursquare con los consejos en los lugares en los que acudimos; sólo que, en esta plataforma, se emplea para generar un acervo que permita identificar sitios riesgosos para mujeres. La intención es que esta información sea utilizada por las autoridades para tomar acciones en estos focos rojos. Relacionar estos datos con una ciudad en específico permite que gobierno y sociedad civil se puedan coordinar para tareas de prevención y combate al crimen.

Otras de las cuestiones destacables de React! es que está basada en Ushahidi, una plataforma de código abierto que ha sido usada para otros fines similares. Ushahidi surgió en 2008 en Kenia -de hecho, la palabra significa "testimonio" en suajili- y ha sido utilizado para hacer reportes in situ a través de correo electrónico o SMS, los cuales son vinculados con un mapa. La plataforma ha sido empleada en países como Congo, Sudáfrica, India, Haití y México; en este último, ha sido usada para monitorear las elecciones intermedias de 2009, así como las federales de 2012 a través de Todos Contamos.

Por ahora, la plataforma únicamente funciona en Skopje, pero se trata de una idea que podría implementarse en prácticamente cualquier urbe del mundo. La violencia contra mujeres es uno de los problemas sociales más graves de la actualidad, y el uso de este tipo de herramientas sociales puede ayudar a recabar los datos necesarios para poder implementar políticas que combatan este mal. Además, que esté basado en Ushahidi la hace un modelo que se puede replicar sin necesidad de tener obstáculos legales. A América Latina le vendría muy bien algo así, ¿quién se anima?