¡No te pierdas nuestro contenido!

La relación entre Apple y Samsung es tremendamente extraña. Lo que durante años fue uno de los más importantes proveedores de componentes se convirtió en uno de los principales competidores de la empresa de Cupertino.

Hoy por hoy Samsung es el principal fabricante de dispositivos Android, que es el competidor número uno de iOS y la línea de smartphones Galaxy es probablemente la mayor amenaza a los iPhones.

Las demandas y el juicio entre Apple y Samsung es importante y sin precedentes: Samsung sigue siendo proveedor de Apple, es decir, muchos de los dispositivos que ellos venden usan componentes de uno de sus principales competidores. Y también es una de los principales motivos por los cuales a Samsung le resulta tan sencillo copiar. Tienen conocimiento, desde adentro, desde las mismas líneas de producción, de cómo fabricar smartphones y otros dispositivos que se asemejen al iPhone.

Es por eso que mucha de la evidencia mostrada por las dos partes es tan interesante. Y durante el proceso, Apple ha entregado como evidencia tres imágenes que ejemplifican cómo Samsung ha copiado sistemáticamente sus dispositivos.

Samsung copia al iPhone, en tres imágenes

Por cierto, algunas de las declaraciones públicas de representantes de Apple resumen bastante bien el estado actual de producción de productos de Samsung:

Samsung eligió copiar, no innovar

Y no podría estar más de acuerdo.