El fin de semana WikiLeaks destapaba TrapWire, una red de espionaje del gobierno que hacía uso de las cámaras ordinarias que se instalan en las ciudades de Estados Unidos. Un registro masivo de identificación de los ciudadanos que luego era transferido a otros grupos de inteligencia en el país. Desde hace unas horas la filtración de WikiLeaks es imposible de ver desde el sitio, un ataque DDoS imposibilita la visita.

TrapWire

Según los papeles mostrados por la organización, conseguida a través de la filtración de la compañía Stratfor, se trataría de una tecnología que recopila los datos de las cámaras que podemos encontrar en tiendas, casinos o cualquier negocio en el país. Los agentes pueden utilizar un software de reconocimiento facial para luego analizar todo el material de las cámaras y (se supone) que seleccionar sujetos.

David Seaman, de Business Insider, define el contenido mostrado por WikiLeaks como una tecnología de "vigilancia total". Cada pocos segundos los datos recogidos en los puntos de vigilancia de las principales ciudades y lugares de interés de Estados Unidos se registran digitalmente en el acto, se encripta la información y se pasaba de manera instantánea a un centro de base de datos central en un lugar no revelado. Luego esta información pasa a ser agregada a otros servicios de inteligencia del país.

Un programa que según se filtrada en los documentos de Stratford, se denomina TrapWire. Una idea originaria de Abraxas, una compañía de Virginia del Norte formada por ex-miembros del FBI y parte de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos en contacto directo con el Pentágono, CIA y otras entidades gubernamentales.

Seaman apunta que es probable que la poca información que se tiene de Abraxas se deba a la propia herramienta que utilizan. Se trataría de un programa promocionado como herramienta para combatir el terrorismo pasando por el seguimiento de los ciudadanos en secreto.

A las horas de ver la luz la filtración, la página de WikiLeaks referente a la trama comenzaba a recibir un ataque masivo DDoS imposibilitando el acceso a la información. Aún así, todavía puede verse desde USPTO.

Una filtración que asusta si tenemos en cuenta que cualquier barrio en el país que disponga de una cámara instalada en cualquier comercio puede estar "concetada" a la red TrapWire. Las cámaras "pasivas" puede que no lo sean y pasen a ser herramientas de seguimiento de cada persona a través del reconocimiento facial.