¡No te pierdas nuestro contenido!

Pensemos en la música y sus diferentes formatos. Pasamos de los vinilos al cassette para luego acabar comprando CDs. Luego llegó la era de los MP3 y dentro de unos años pasaremos a un nuevo formato. Es ley de vida o de mercado pero el caso es que es muy probable que el almacenamiento de datos, ya sea para música u otros menesteres, cambie con el tiempo. Casi siempre acompañado de mejoras, pero con un denominador común, parecen tener caducidad en el tiempo. Quizá por esta razón Hitachi ha presentado un sistema que podría resultar revolucionario, láminas de cristal con la capacidad de almacenar datos para siempre.

Hitachi

Y es que la compañía ha presentado este pasado lunes un método para almacenar información digital sobre un material diminuto de cristal de cuarzo, una tecnología que soportaría temperaturas extremas y condiciones hostiles sin degradación en el tiempo. Un sistema que no necesita de cambios en el tiempo.

Así lo explica el investigador de la compañía, Kazuyoshi Torii:

El volumen de datos que se crean cada día está explotando, pero en términos de mantener estos para las generaciones posteriores, no ha mejorado desde los días en que las cosas se inscribían en las piedras.

La posibilidad de perder información realmente puede haber aumentado. La vida de los medios digitales disponibles en la actualidad, caso de CDs o discos duros, se limita a unas pocas décadas o un siglo como máximo.

Y es que el rápido desarrollo de las tecnologías ha dado lugar a cambios frecuentes de hardware en la lectura de datos. Según Torii:

Como ustedes deben haber experimentado alguna vez, existe el problema de que no se puede recuperar la información y los datos que lograron reunir alguna vez, caso de las antiguas películas de cine o los platos del pasado con sus vinilos.

¿Y cómo funciona este cristal? Hitachi describe la tecnología como una forma de almacenar binaria mediante la creación de puntos (voxels) en una delgada lámina de cristal de cuarzo, una lámina que se puede leer con un microscopio óptico normal. A partir de aquí, cualquier equipo con la capacidad de descodificar el sistema binario, con una programación simple, podrá leer los datos que contenga la nueva tecnología.

Un dispositivo de almacenamiento de dos centímetros cuadrados y dos milímetros de espesor. El cristal de cuarzo lo hace realmente estable y resistente. Luego llevaría un chip que según cuenta la compañía, es resistente a la gran mayoría de productos químicos, altas temperaturas e incluso al agua.

El material cuenta actualmente con cuatro capas de puntos con la capacidad de almacenar 40 megabytes por pulgada cuadrada, aproximadamente la densidad de un CD de música. Un prototipo al que desde Hitachi esperan implementar más capas para obtener mayor almacenamiento sin problemas.

En cuanto a su posible salida al mercado, desde Hitachi explican que no lo lanzarán a corto plazo, sus primeros pasos irán destinados a servir de almacenamiento en agencias gubernamentales, museos y otras organizaciones.