¡No te pierdas nuestro contenido!

La negociación sigue su curso. Algún representante de México (¿de Secretaría de Economía?) ha acudido a una audiencia ante la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR) para hablar sobre TPP. De acuerdo con James Love, director de Knowledge Ecology International (KEI) y uno de los asistentes a la reunión, había 35 personas en el lugar; con un panel de nueve personas de diferentes agencias escuchando los testimonios del representante mexicano. Tres de los 10 testigos de la audiencia tocaron temas de propiedad intelectual: KEI, la Asociación de Investigadores y Productores Farmacéuticos de América (PhRMA) y la Alianza Internacional de la Propiedad Intelectual (IIPA). Claro, esta escueta concurrencia le bastó a la USTR para calificar a su audiencia como "pública".

Sobre transparencia, el testimonio de Love consideró como ofensiva la redacción y negociación del documento a espaldas de la mirada pública. Señaló que TPP muestra un compromiso de la USTR con los intereses corporativos, comprensibles (pero no justificable) por la cantidad de dinero que aportan a las campañas políticas. Así mismo, el director de KEI se mostró decepcionad de que la administración de Obama estuviera más preocupada en proteger a la PhRMA que en abrir el documento al público. El conflicto de intereses es claro ya que la comisión de consejeros sobre propiedad intelectual de la USTR es presidida por Richard Kjeldgaard, quien también se ostenta como vicepresidente adjunto para propiedad intelectual internacional en la asociación farmacéutica.

No hay mucha información que se pueda extraer de la audiencia (el texto no es público), más que lo que Love compartió en su cuenta de Twitter. Eso sí, lo poco que publicó es bastante significativo:

Como podemos ver, hace su aparición la política de tres strikes el test de los tres pasos de Berna, el cual obliga a los firmantes de un tratado a buscar un balance adecuado en sus sistemas de copyright. Esto se da con excepciones y limitaciones para propósitos como crítica, comentario, reportes noticiosos, investigación y enseñanza. El problema con TPP es que, al estar oculto, no se sabe hasta qué punto puede limitar el uso justo de las obras en estos rubros, lo que dificultaría la innovación y el acceso al conocimiento científico y cultural.

Curiosamente, cuando se le cuestionó al representante de IIPA sobre el texto de TPP, sostuvo que no lo ha leído y sólo ha tenido acceso a la versión filtrada. A ese grado absurdo llega la opacidad con la que se negocia el acuerdo.

Sobre la participación de PhRMA, Love indica que la asociación farmacéutica cuestionó a México sobre sus políticas respecto a registro de medicamentos y patentes. Se sabe que TPP buscaría extender por cinco años más la duración de las patentes, algo a lo que la industria mexicana se ha opuesto por afectar el acceso a medicinas. ¿Es por esta razón que "PhRMA no está contenta con México"?

A mi parecer, ésta es la más reveladora. El representante de la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO) criticó los estándares de trabajo en México; específicamente, a los llamados "sindicatos amarillos" -aquellos creados o dominados por los empleadores, más que por los trabajadores-. Resulta inquietante que salga a colación este tema en un contexto en el que el presidente Felipe Calderón mandó una propuesta de reforma laboral al Congreso a inicios de septiembre. Esta iniciativa ha sido duramente criticada por los sindicatos porque les resta control, con medidas como apertura de auditorías externas. ¿La Reforma Laboral forma parte del plan para adecuar la legislación actual para la aplicación de TPP o es sólo una coincidencia?

Del lado mexicano, resulta interesante observar los tiempos y formas. Secretaría de Economía entregó su informe sobre TPP el día 17 de septiembre. La comparecencia ante USTR se da el 21. ¿Pudo existir alguna discusión seria en estos cuatro días? No. Hábilmente, la dependencia cumplió con el requisito legal de informar (algo que no hizo con ACTA). Además, el secretario de Economía compareció el 19 ante el Senado; y por lo poco que se ve de su participación -un vídeo editado por la SE-, ni siquiera se tocó el tema. El reloj sigue su marcha y las piezas empiezan a caer en su lugar...