¡No te pierdas nuestro contenido!

Si hace unos meses Asus exhibió músculo con su Padfone, ahora presenta la segunda versión, el Padfone 2, que nos llega desde Engadget. Aparte de mejorar a su predecesor promete no dejar indiferente a nadie.

El Padfone 2 es nada más y nada menos que un híbrido entre smartphone y tablet, y no me refiero al concepto de phablet al estilo del Galaxy Note. Se trata de un smartphone con unas especificaciones técnicas excelentes, y que puede incrustarse en la tablet que se vende adjunta para pasar a una pantalla mucho mayor. Se trata de una idea algo arriesgada, pero que no debe de haber dado malos resultados si siete meses después Asus ha decidido sacar una segunda versión que mejora a la primera en prácticamente todo. Algunas de las especificaciones del smartphone son las siguientes:

  • Pantalla de 4'7 pulgadas Super IPS (720p)
  • Memoria RAM de 2 GB
  • Procesador de cuatro núcleos APQ8064 de Qualcomm
  • GPU Adreno 320
  • Batería de 2140 mAh (no extraíble)
  • Conectividad LTE
  • Cámara trasera de 13 MP con vídeo 1080p a 30 fps y 720p a 60 fps, sensor de Sony f/2.4
  • Cámara frontal de 1'2 MP
  • Chip NFC
  • Ice Cream Sandwich 4.0
  • Capacidad de almacenamiento de 16 / 32 / 64 GB (sin posibilidad de ampliación)

Como viene sucediendo con algunos de los últimos terminales presentados, no cuenta con batería extraíble ni con un slot de memoria externa, aunque Asus ha tratado de compensar esto último añadiendo 50 GB de almacenamiento en la nube con su servicio Asus WebStorage. Su pantalla no es Gorilla Glass, y por tanto es menos resistente a golpes y caídas, ya que monta la misma Corning Fit Glass para aligerar un smartphone que de no ser así se dispararía en su peso, que así y todo alcanza los 135 gramos, una cifra más que aceptable teniendo en cuenta su tamaño. Decepciona que un smartphone recién presentado no cuente con la última versión de Android, Jelly Bean, pero desde Asus prometen actualizarlo tan pronto como les sea posible. En este sentido es una marca confiable y no debería tardar demasiado, pues apenas personaliza con capas propias este sistema operativo, como sí hacen HTC con Sense o Samsung con TouchWiz.

En cuanto a la parte más curiosa del Padfone 2, se trata de una tablet con unas especificaciones mucho más discretas: pantalla IPS de 10'1 pulgadas con una resolución de 1280x800 (nada extraordinario), batería de 5000 mAh (un 25 % menos que la anterior versión), y el conector trasero para montar el smartphone. El peso de la tablet es de 514 gramos, 649 si contamos con el smartphone montado. Aproximadamente 50 gramos más ligero en su conjunto que el iPad de tercera generación, y 200 respecto al Padfone de primera generación. En el siguiente vídeo podemos ver una comparación entre ambos conjuntos, el 1 y el 2:

Este concepto puede agradar más o menos, pero desde luego no se le puede achacar a Asus que no innove e incluso que no arriesgue con una apuesta que sin duda focalizará la atención en esta marca mucho más que si hubiese presentado un smartphone al uso. Un movimiento así, aparte de contar como producto en sí mismo, publicita considerablemente un smartphone que no sólo me parece genial, sino que quizás pasaría más desapercibido si no fuese por la original idea que le acompaña. Dentro de una semana saldrá a la venta en Taiwán, por lo que no debería tardar mucho más en llegar a otros mercados para impresionar con su potente hardware.

Inicialmente estará disponible sólo en negro, más adelante llegará la versión blanca (creo que esto ya lo he vivido), y lo hará por un precio inicial de $ 620 | 477 € libre, a los que habrá que añadir $ 310 | 239 € si queremos hacernos con la tablet. Estos precios están basados en la conversión de los precios de Taiwán, por lo que falta ver los oficiales una vez se vendan en Europa, América, o el resto de Asia.