¡No te pierdas nuestro contenido!

El reboot de Daredevil parece el cuento de nunca acabar, actualmente el proyecto se encuentra en el limbo y no se sabe muy bien que pasará con El Hombre Sin Miedo porque el 10 de octubre es la fecha límite para que los de 20th Century Fox inicien la producción de una película sobre el personaje. Si eso no sucede los derechos volverán a Marvel pero ambas compañías han estado negociando un traspaso de derechos. La Fox ha puesto sobre la mesa los derechos cinematográficos de Galactus, los de Marvel Studios están muy interesados porque les gusta la idea de que el Devorador de Mundos aparezca en Guardians of the Galaxy. Y en medio de este caos nos enteramos de que Ben Affleck fue uno de los directores contactados para hacerse cargo del reboot, aunque también le ofrecieron, hace un tiempo, volver a interpretar al personaje.

Ben Affleck, estrella de cine que ha vivido sus más y sus menos, ha conseguido recuperar el crédito perdido como intérprete y ha demostrado ser un director muy a tener en cuenta puede que por eso la Fox le propusiera, en su momento, retomar el papel de Matt Murdock:

Contactaron conmigo sobre eso, y yo les dije: No sería un reinicio si yo estoy involucrado; pero de verdad espero que hagan un buen trabajo, porque es una gran propiedad y se merece algo muy, muy bueno. Me encantaría hacer [una película de un cómic] si fuese la adecuada, si pensase que podría hacerla bien. Pienso que tienes que, con cualquier película, tener una idea de lo que es original y único y estar comprometido con ella, eso es algo difícil de encontrar [...] Pero realmente espero que hagan un buen trabajo, porque es un gran personaje. La haría si hubiese una que me gustase. Tuve una experiencia negativa con un cómic que me gustaba, simplemente fue una película que no funcionó. Es una pena, porque, primero de todo, Daredevil es un gran cómic, una gran idea, y luego justo después de eso, se dieron cuentan que era mejor hacer películas buenas, y entonces empezaron a hacerlas chulas y a invertir en ella.

Cuando Ben Affleck protagonizó Daredevil en 2003 le llovieron palos por todas partes, tanto a él como a la película, y es verdad que no es buena pero tampoco es tan terrible como muchos se empeñan en hacernos creer. El actor, que llevaba unos años encadenando desastres como Pearl Harbor o Gigli, se convirtió en veneno para la taquilla y motivo de escarnio en los medios.

Supongo que en ese momento Affleck echó la vista atrás y pensó en el futuro. Se centró, se casó y rescató al actor que llevaba dentro con Hollywoodland, su interpretación de George Reeves le hizo merecedor de una Copa Volpi en el Festival de Venecia. En 2007 dirigió su primera película, y desde entonces su nombre ya no provoca carcajadas ni comentarios desdeñosos. Affleck se ha revelado como un director de buen pulso, con mano de artesano y conocedor de los resortes del suspense y la tensión. Sus tres películas hasta la fecha Gone Baby Gone (2007), The Town (2010) y Argo (2012) han encadilado a la prensa especializada y al público más exigente.

Por eso cuando se rumoreó que podría dirigir la adaptación de La Liga de la Justicia a nadie le extrañó esa decisión. Tampoco resulta extraño que le pidan encargarse de Daredevil pero es curioso comprobar como la vida te lleva por unos caminos para volver, a veces, a lugares del pasado harto conocidos.

Foto: Watch us play games