¡No te pierdas nuestro contenido!

A mediados del próximo año se pondrá en marcha en los Países Bajos un proyecto único y diferente encaminado a mejorar los recursos energéticos actuales y el gasto de energía. En el 2013 se pone en marcha un proyecto de diseño inteligente que ofrecerá nuevas carreteras que brillan sobre el asfalto con indicadores luminosos que se encienden y apagaban al paso de los vehículos.

Smart Highway

Daan Roosegaarde, el diseñador que está detrás del concepto que se pondrá en marcha, explicaba el origen de la idea:

Un día estaba sentado en mi coche y me quedé sorprendido por estos caminos que cuestan millones y que a nadie parece importarle cómo se ven y cómo se comportan. Empecé a imaginar una Ruta 66 del futuro donde la tecnología salte de la pantalla de la computadora y se convierte en parte de nosotros.

Smart Highway

Con esta idea presentó el proyecto The Smart Highway en el concurso Best Future Concept holandés resultando ganador del mismo y convirtiendo en unos meses el concepto en una realidad. Un proyecto donde el estudio de Roosegaarde reemplazará las marcas viales por tecnología que aprovecha la luz del sol para luego brillar en la oscuridad de la noche. Una tecnología donde se aplica un tipo de pintura especial que brilla en la oscuridad.

Smart Highway

Una pintura especial que también se puede utilizar para pintar marcadores en la superficie de la carretera (por ejemplo copos de nieve), cuando la temperatura cae, los marcadores se hacen visibles avisando al conductor sobre la situación.

La provincia de Brabante será la primera en instalar los primeros cientos de metros de luz en la oscuridad a mediados del 2013. Luego pasarán a una segunda fase donde se implementará en carriles prioritarios para vehículos eléctricos, luces interactivas que se encienden al paso de los vehículos y finalmente luces de energía eólica en un proyecto que durará los próximos cinco años.

Smart Highway

Y es que según el estudio, la idea no es sólo usar métodos más sostenibles de iluminación en las carreteras principales (que las harán más seguras y eficientes), sino rediseñar las propias carreteras y los vehículos. El estudio cree que el futuro pasa por coches y sistemas de navegación internos conectados en carreteras interactivas como las que presentan. Un futuro donde el gasto de energía y la utilización eficiente de esta se encuentre tanto en carreteras como en vehículos.