¡No te pierdas nuestro contenido!

El pasado viernes se estrenó en Fox la quinta y última temporada de Fringe. Los datos de audiencia fueron paupérrimos, nada sorprendente. Los fans ya sabemos que trece capítulos nos separan de la despedida, y que debemos agradecer a la cadena que apostase hasta el final por este producto de ciencia ficción. El episodio Transilience Thought Unifier Model-11 continúa la historia allí donde la dejó Letters of Transit, el décimo noveno episodio de la cuarta temporada. Fringe se instala en el año 2036 para enfrentar a los personajes a un futuro distópico dominado por los Observadores.

Alerta de spoilers, cuidado a partir de aquí.

La nueva Fringe

La cuarta temporada de la serie cerró las tramas argumentales principales preparándose para el salto al futuro. Ahora ya no hay división Fringe, ya no hay casos semanales, ni niños del cortexiphan, ni Bolivia, ni Walternativo, ni Lincoln; ahora tenemos que conocer a Etta, la hija de Olivia y Peter; a los Observadores, a los gitanos del ámbar, a la resistencia y comer insulsos palitos de huevo.

La última temporada no es una continuación al uso, puede entenderse y funcionar como historia independiente, por eso muchos seguidores pueden sentirse defraudados o desconcertados ante la nueva Fringe. Aún así no deberíamos poner el grito en el cielo ya que los Observadores se han rebelado como el auténtico enemigo a batir y debemos comprender todo lo anteriormente vivido como un duro entrenamiento para esta batalla.

La serie se encuentra sumergida en un futuro que recuerda, en muchos aspectos, al visto en Blade Runner. Este mundo gris, de cemento y monóxido de carbono es el mundo de Etta y nosotros, al igual que Walter, Olivia, Peter y Astrid, hemos llegado a él repentinamente. Nos faltan datos, nos faltan años, nos falta contexto; los huecos de lo que ha sucedido entre 2012 y 2036 se van llenando con flashbacks, conversaciones y fotografías. Las dudas y las preguntas persisten pero la quinta temporada es breve, los guionistas tienen que ir directos al grano y condensar la historia para poder darle un final como es debido.

La familia que lucha unida

Este nuevo capítulo recupera a la desaparecida Olivia. No fue tarea fácil encontrarla, se había encerrado en ámbar mientras cumplía una misión que Walter le había encomendado. En el 2036 los gitanos del ámbar la vendieron a Markham, el bibliotecario, y fue en el piso de este perturbado hombrecillo donde la localizan.

Durante el rescate, Walter es capturado por los Observadores y acaba siendo interrogado y torturado. La mente del mayor de los Bishop, fragmentada y manipulada por Septiembre, ocultaba un plan que podría destruir a los invasores grises. Durante el interrogatorio vacían su mente para evitar que pueda llevar a cabo el susodicho plan, la esperanza de la humanidad se desvanece junto con sus recuerdos.

Walter tenía en su poder un aparato, obsequio de Septiembre, que le permitiría reunificar sus recuerdos, tras la sesión de tortura su mente es incapaz de recomponer las piezas. Es evidente que nuestros héroes trataran de buscar una manera de corregir esa intrusión en los pensamientos de Walter y de acabar con los Observadores.

Se hace evidente que Olivia y Peter han tenido problemas en el pasado. Cuando los Observadores comenzaron la invasión la pequeña Etta desapareció. Olivia centró su dolor en el trabajo y Peter, incapaz de renunciar a su pequeña, se quedó en Boston buscándola. Este reencuentro familiar, aunque algo precipitado, resulta emotivo gracias a las interpretaciones de Georgina Haig y Anna Torv.

Fringe siempre ha destacado por ser un producto de ciencia ficción lleno de humanidad, emociones y amor; tanto es así que se crece a la hora de tratar los sentimientos de los personajes y que saca lo mejor de si mismo cuando los grandes misterios van acompañados de miradas hacia el mundo interior de Walter, Peter y Olivia.

Walter Bishop

No hay esperanza para ti. Nada crece de la tierra quemada.

Durante cuatro temporadas vimos como este hombre se enfrentaba a las consecuencias de sus actos, cada episodio servía para que Walter expiase o sufriese por sus experimentos y faltas del pasado. Intentó reconstruir su frágil memoria, su apaleado espíritu, la relación con su hijo, el daño del cortexiphan en Olivia y los otros sujetos; y evitó que el mundo se resquebrajase o colisionase con el otro lado.

Sin embargo ahora Walter es la puerta hacia la salvación, o eso parece, de la humanidad. En su mente fragmentada y herida se encuentra la respuesta para acabar con los Observadores. Está claro que no pudo salvar el mundo en 2015 pero con la ayuda de Septiembre construyó un artefacto capaz de acabar con los invasores. El 2036 es un horrible lugar donde comen palitos de huevo, donde el oxígeno escasea y donde la esperanza de vida se reduce a los 45 años; si Walter no puede salvarnos ¿quién lo hará? Puede que la respuesta sea Etta, agraciada con ciertas habilidades especiales heredadas de su madre.

En Transilience Thought Unifier Model-11 John Noble vuelve a demostrar que es un monstruo de la interpretación y que debería llevarse todos los premios posibles. Walter carga con casi todo el peso del episodio, y la escena de la tortura es sencillamente sobrecogedora. Windmark, el Observador que conocimos en Letters of Transit (4x19) es un antagonista que provoca sudores fríos. Su crueldad y frialdad analíticas hacen de él un formidable adversario.

Si repasamos un momento la historia de Walter debemos preocuparnos por el estado de su cerebro, recordad que William Bell cortó algunos pedazos, que durante el tiempo que permaneció encerrado en el ámbar sufrió serios daños cerebrales y Windmark lo fuerza psíquicamente para que desvele el plan que terminará con los suyos.

El final del capítulo nos muestra a un Walter derrotado y superado por el futuro, no hay esperanza. Sentado entre las ruinas de Nueva York, dentro de un destartalado taxi, se deja llevar por la música; entre tanto horror, entre tanta miseria, contempla un pequeño y floreciente resquicio de esperanza, un diente de león.