¡No te pierdas nuestro contenido!

La renta de series y películas por streaming es la gran veta de negocios por explotar en América Latina. Desde [la incursión de Netflix], cada vez más actores se interesan en el rubro, sean independientes como NuFlick o internacionales como Vudu. Si hace una semana hablaba sobre la intención del gigante cinematográfico Cinépolis en incursionar en este mercado, ahora es América Móvil -propiedad del magnate Carlos Slim- quien se apunta también a la lucha.

El servicio se llama Claro y ya ha sido lanzado en versión beta para Colombia y Argentina -si intentan acceder desde otra locación, les aparecerá bloqueo regional-. En Colombia, la suscripción está en 14,900 pesos (aproximadamente ocho dólares o 6.5 euros). El modelo de negocio es combinado: por un lado, el monto de la suscripción da acceso a un catálogo -como Netflix-, pero en el caso de estrenos y cintas recientes, se utiliza un sistema de alquiler, similar al de Vudu o la iTunes Store.

Este modelo híbrido parece la solución ideal. El costo es muy barato (similar al que maneja Netflix en su cuota mensual), con la posibilidad de que los usuarios recurran al sistema de renta por demanda, algo que en ciertos países no ha resultado tan rentable por diferentes variables, como la falta de costumbre o la baja penetración de banda ancha.

América Móvil ya cuenta con experiencia en el rubro de la venta de contenidos por la web. A inicios de 2012, la empresa lanzó Ideas Musik, cuyo objetivo era plantarle cara a la iTunes Store en términos de comercio musical. Esta tienda en línea también utiliza el modelo de negocio híbrido, permitiendo escuchar música por streaming a través de una renta mensual de 75 pesos mexicanos (4.5 euros o 5.7 dólares); y la descarga de canciones mediante prepago (5 canciones por 40 pesos mexicanos -tres dólares- o 20 canciones por 90 pesos -6.8 dólares-).

Así que si consideramos la infraestructura de América Móvil, el respaldo económico que tiene y la experiencia de Ideas Musik, la llegada de Claro es para seguirse de cerca. Pero, sobre todo, es interesante la fuerza que va adquiriendo el rubro del streaming por demanda; un espacio que -estoy seguro- en pocos meses recibirá un impulso considerable a través de la oferta y la competencia.