Ha sido un equipo de investigadores de la Universidad McGill en Montreal. Los científicos lograron aliviar los síntomas del autismo en ratones al restaurar la producción de una proteína neuronal crítica. Aún así, los investigadores advierten que no se trata de una cura.

Logran revertir los síntomas del autismo en ratones

Tampoco de un medicamento que se está desarrollando, los científicos canadienses sí explican que se trata de un gran avance por medio del cual se basará un próximo estudio enfocado a paliar un síndrome que afecta a casi una de cada 110 personas en el mundo.

Un estudio que estuvo dirigido por Nahum Sonenberg y que comenzó después de que los investigadores desarrollaran un modelo de ratón con autismo, algo extremadamente complicado si pensamos se trataba de "crear" un ratón que pudiera reflejar con precisión las complejidades neurológicas y psicológicas humanas que se trasmiten en el autismo.

Estos ratones genéticamente modificados tenían una deficiencia en un gen específico denominado Eif4ebp2. Se trata del gen responsable de la producción de la proteína llamada 4E-BP2, la que detiene la expresión de ciertos mensajes en el ARN. Luego, mediante la eliminación de este gen, los científicos fueron capaces de crear cerebros de ratones que producían estas proteínas en niveles superiores a lo normal, lo que dio lugar a síntomas parecidos al autismo en los ratones, síntomas que según recoge el estudio incluían poca interacción social, comunicación alterada y conductas repetitivas.

Sonenberg explica la mecánica detrás del proceso:

Encontramos que un grupo de proteínas que prolifera en ausencia de Eif4ebp2, las neuroliginas, se disponen en la membrana de las neuronas y ayudan a crear y mantener las conexiones entre las células nerviosas. Encontramos que tras suprimir el gen responsable de la regulación de estas proteínas, los niveles neuronales se encontraban por encima de lo normal.

Según Christos Gkogkas, otro de los investigadores:

Las neuroliginas son importantes para la comunicación entre las neuronas. Una producción demasiado elevada causa un exceso de comunicación entre las neuronas, y en los ratones provoca síntomas como comportamientos repetitivos o dificultades para relacionarse.

Los científicos acabaron desarrollando un compuesto que redujo los niveles de esta proteína y que alivió por completo los síntomas del autismo en los ratones. Un paso más hacia la comprensión del autismo que no derivará en fármacos para humanos, sino en próximos estudios enfocados a los resultados obtenidos. El modelo en ratones no se presenta suficiente para probar en humanos y el compuesto desarrollado podría ser demasiado tóxico.