¡No te pierdas nuestro contenido!

En el desierto de Namib vive un escarabajo muy especial, un insecto que habita en una zona donde apenas llueve al año, por lo que ha desarrollado la capacidad de extraer el 12% de su peso en agua del aire para saciar su sed. Este concepto ha sido utilizado por la compañía NBD Nano para crear un dispositivo, una botella de agua que se llena de líquido a partir del aire y que espera llevar al mercado en el 2014.

Escarabajo

Y es que el escarabajo sube cada mañana a la cima de una duna situándose frente al viento y siendo capaz de condensar el agua en las zonas hidrófilas de su espalda. Eventualmente, el agua es capaz de fluir a un área de almacenamiento en el escarabajo.

Deckard Sorenson, co-fundador de NBD Nano, ha querido imitar a la naturaleza. El hombre ha desarrollado una serie de capas en una superficie con recubrimientos hidrófilos e hidrófobos, utilizando un ventilador para pasar el aire sobre la superficie para finalmente lograr la obtención de agua que se condensa. Una idea que ha terminado en el diseño de una botella que se llena de agua por sí misma, de llenado automático. Según Sorenson:

Utilizamos la nanotecnología para imitar a este escarabajo de forma que también nosotros podamos extraer agua desde el aire. Vemos que esta solución es aplicable a cualquier cosa, desde a corredores de maratón hasta personas en países del tercer mundo, porque sabemos que el agua es un tema tan importante en el mundo de hoy, y porque queremos intentar paliar esos problemas con una solución costo-eficiente. Estamos tratando de incorporar esto en invernaderos en el futuro inmediato, y más tarde, estamos buscando hasta dónde realmente se puede ampliar esto, tal vez para suministrar en fincas o grandes espacios agrícolas.

Según Sorensen la tecnología no requiere de mucha energía, la compañía habla de celdas solares y baterías recargables como medios suficientes para el funcionamiento. Esto significaría que el dispositivo podría estar unido a vehículos, edificios o incluso a nosotros mismos, y aún así seria capaz de captar la energía necesaria para mover el suministro de aire sobre la superficie.

Una tecnología que de confirmarse sería una revolución. El mismo Sorenson señala que existen millones de galones de agua en el aire, un recurso sin explotar a gran escala. Una "fuente" que podría abastecer en países del tercer mundo donde escasea.