Independientemente de que a alguien le puedan gustar más o menos los productos de Apple, nadie puede negar que la compañía goza de una privilegiada y fuerte posición en la que mueve ingentes cantidades de dinero con la venta de sus productos y la comercialización de su portfolio de servicios. Hace apenas un mes, Apple presentó los datos del cuarto trimestre de su año fiscal, unos números de vértigo que nos pueden dar una ligera idea de los beneficios que puede tener la compañía; unos datos que puestos en contexto y comparados con otros pesos pesados del sector arrojan una foto bastante llamativa: Apple obtene mayores beneficios que los que obtienen Microsoft, eBay, Google, Yahoo, Facebook y Amazon juntas.

Apple Store

El dato es llama poderosamente la atención y, visto en contexto con el resto del sector, da bastante en lo que pensar. Apple se ha convertido en la cabeza tractora de la era Post-PC con dispositivos como el iPhone o el iPad que nos han hecho mirar los dispositivos móviles como algo que va mucho más allá de hablar por teléfono y, de hecho, es algo que se ve claramente en los datos de beneficios puesto que los de Apple duplican, prácticamente, al de toda la industria del PC (Dell, Asus, Acer, Intel, IBM y Lenovo). En un sector tan competitivo como puede ser el de los dispositivos móviles, la suma de los beneficios de Samsung, Nokia, HTC y RIM alcanza, únicamente, un 25% de los beneficios que amasaron los de Cupertino.

ChartOfTheDay_735_Apple_s_Astonishing_Profit_in_Context_n

Esta relación entre ingresos (156.500 millones de dólares) frente a los beneficios (41.700 millones de dólares) de la compañía (un dato que se obtiene de los datos facilitados en los 4 trimestres) nos arroja un margen de beneficios de algo más del 26% sobre los ingresos de la compañía; un dato que muchas compañías hoy en día quisieran poder alcanzar, máxime con la feroz competencia existente (tomemos como ejemplo, quizás algo lejano, a Amazon y la venta de sus tabletas y lectores de libro a casi su precio de coste). Es decir, independientemente de la competencia o la cuota de mercado, las ventas de la compañía (y en el cuarto trimestre del año fiscal 2012 los dispositivos iOS han sido todo un hit) le dejan más del 25% de los ingresos como beneficios (es decir, lo que resta tras sufragar todos los costes operativos).

Muchas veces, se tiende a hablar de cuotas de mercado, ventas de dispositivos e ingresos pero, realmente, lo que importa a las empresas (y sobre todo a sus inversores) son los beneficios de la compañía. Tener unas grandes ventas y, al final, arrastrar pérdidas (beneficios negativos) o beneficios ceros, son situaciones que no gustan nada a los inversores a pesar de tener grandes cuotas de mercado (porque, a largo plazo, podrían no hacer sostenible a la compañía si entrase un nuevo actor que empujase con fuerza al mercado). Si tenemos en cuenta que, según los datos de la revista Fortune, Apple se situaba en 2011 en el número 35 de su lista de las empresas más rentables; a día de hoy (y con el dato de los beneficios sin actualizar puesto que la foto es del mes de mayo) la compañía ocupa el puesto número 17 (y en 2010 ocupaba el puesto número 56); un ascenso casi meteórico que la ha llevado a disponer de una tesorería mayor que la de la Reserva Federal de Estados Unidos.

apple-earnings-versus-analyst-expectations

Con datos como estos vale la pena echar la vista atrás y ver algunos gráficos de estimaciones de beneficios y los beneficios reales que ha tenido la compañía en ejercicios anteriores para ver que, aunque muchos critiquen su política de precios, acusen a sus usuarios de cierto fanatismo o que, gran parte de su éxito radique en el marketing; la fórmula resultante funciona y funciona extraordinariamente bien puesto que, en buena parte, gracias a los dispositivos Post-PC, la compañía ha sido capaz de multiplicar por cuatro sus beneficios en los últimos tres años y si tomamos como referencia el año 2002, el crecimiento exponencial de estos deja bastante claro que, con el paso de los años, la compañía se ha convertido en una de las mayores compañías del mundo (y viendo cómo escala en la lista de Fortune 500, no creo que estemos lejos de verla entre los cinco primeros puestos).

Imágenes: Statista y Business Insider