Bajo la estrella denominada como HD 40307, un equipo internacional de astrónomos ha encontrado un planeta, una "súper Tierra", una zona habitable cercana a la estrella que se encuentra a 42 años luz de la Tierra. Sus características y atributos son tan prometedores que los astrónomos creen que podría tener la capacidad de sustentar vida. Su relativa proximidad haría posible observar el planeta de forma óptica.

Super-Tierra

HD 40307 es una estrella a la que se le descubrieron tres planetas hace varios años, en el 2008. Un equipo de científicos del Observatorio Europeo Austral con la ayuda del espectrógrafo HARPS reconoció los tres cuerpos junto a esta estrella, más pequeña y menos luminosa y fría que nuestro Sol.

El estudio pasó más tarde a un conjunto de investigadores de la Universidad de Hertfordshire en el Reino Unido, encontrando otros tres nuevos planetas, de los cuales uno llamó la atención de los científicos. Se trataba de un planeta con posibilidades y atributos de vida, un cuerpo que parecía con las características necesarias para albergar vida debido a su posición, en el centro de una zona de habitabilidad alrededor de la estrella.

Según Mikko Tuomi, quien ha liderado la investigación:

Nosotros hemos sido pioneros en nuevas técnicas de análisis de datos, incluyendo el uso de la longitud de onda como un filtro para reducir la influencia de la actividad de esta estrella en la señal. Esto aumenta significativamente nuestra sensibilidad y nos ha permitido revelar la existencia tres nuevas súper-Tierras alrededor de la estrella conocida como HD 40307, convirtiéndola en un sistema de seis planetas. Descubrimientos como éste son realmente emocionantes. Estos sistemas serán blancos naturales para la próxima generación de grandes telescopios, tanto desde la Tierra como desde el espacio

A diferencia de los otros cinco planetas encontrados, todos demasiado cercanos a la estrella y por tanto demasiado calientes para que exista agua líquida en su superficie, este último parece indicar que tanto clima como atmósfera serían similares al nuestro, podría ser habitable. Según Hugh Jones, otro de los investigadores:

El estudio nos indica que la órbita del nuevo planeta hace que su clima y su atmósfera puedan ser las adecuadas para albergar vida. Pero no sólo el planeta, si este mundo posee una luna, ésta también podría cumplir las condiciones de habitabilidad, además de aumentar las probabilidades de que el planeta posea vida debido al efecto de las mareas.

Un planeta alejado de nuestro sistema solar al que ahora le espera un extenso análisis en la búsqueda de pruebas que indiquen sus posibilidades. Sea como fuere, se trata del más cercano hasta la fecha con estas características. A diferencia de Kepler-22b, el primero encontrado con posibilidades de habitabilidad a 600 años luz de la Tierra, este se encuentra a 42.