¡No te pierdas nuestro contenido!

A pesar de sus disputas en los tribunales, Samsung y Apple mantienen aún una relación comercial de extrema importancia: la compra de procesadores. Cada producto de la gama móvil de Apple -iPad, iPod y iPhone- contiene un chip fabricado por Samsung. Hoy, en una acción sin aparente justificación, la empresa coreana ha decidido aumentarle 20% al precio de venta. Apple, sin otro proveedor a cual recurrir en este momento, ha debido aceptar el trato.

¿De qué manera afecta esto el panorama? Bueno, Apple y Samsung tienen un contrato que se romperá hasta 2014, así que la transición es algo que ya está pactado. En dos años, la empresa que erigió Steve Jobs deberá hallar otro fabricante, sobre todo porque la relación con la empresa asiática está más que desgastada. Ésa es la perspectiva que toma Tim Worstall en Forbes: es momento de quemar las naves.

Muchas veces, incrementas los precios sólo porque puede. Quien sea quiere más de lo que tú haces y no lo puede conseguir en otro lado: los tienes en un barril, así que ¿por qué no acanalarlos un poco? A veces puede hacer eso pero eliges no hacerlo: prefieres ser avaro en el largo plazo, no en el corto.

De acuerdo a Worstall, lo que evita que muchas empresas -en este caso, Samsung- suban sus precios arbitrariamente, es que sus compradores puede hallar otro proveedor; o en su defecto, convertirse también en fabricantes -y por lo tanto, en competidores-. Entonces, ¿por qué la súbita decisión de Samsung? Es simple: porque ya no existe un largo plazo. Ya no pueden esperar una renovación contractual con Apple, así que es el momento ideal para sacar la mayor ganancia posible.

Hace tiempo que Apple está buscando opciones, pero aún no puede soltar su dependencia a Samsung en cuestión de procesadores. Se dice que la taiwanesa TSMC será la elegida. Otra opción es que Apple invierta en la creación de sus propios procesadores, algo que no suena descabellado -sobre todo, si se considera que tienen el capital para intentarlo-. Samsung ha tomado la decisión más lógica: tratar de sacar el máximo provecho de una relación desahuciada. Lo único que queda por saber es si Apple tomará la decisión para afectar al mercado; es decir, aceptar el incremento y "subsidiar" el gasto -ergo, reducir su margen de ganancias- o aumentar unos cuantos dólares so pretexto del aumento en producción.